“EEUU se buscó un pelele, un imbécil, entrenado, para que hiciera de títere y buscara lo que ellos buscaba, el derrocamiento del Gobierno, la destrucción de la revolución bolivariana, la colonización política de Venezuela”, afirmó el dictador Nicolás Maduro en una entrevista de TV mientras se desarrollan los diálogos en México.

Así, cuando sus negociadores dicen estar buscando la paz, el dictador prometió encarcelar al líder opositor: “En México no habrá impunidad, ni en Marte…Puede ser que tarde, pero sueño con el día en que haya justicia y que todos estos bandidos, que Guaidó, pague ante las leyes venezolanas”.

Y agregó: “Tiene que haber justicia severa porque es mucho el daño que ha hecho”.

El chavista aseguró que él siente que en México están negociando con EEUU: “Porque esos políticos han respondido a las políticas estadounidenses siempre, en tiempos de Bush, de Obama, de Trump, y ahora de Biden”.

Los ataques llegan en simultáneo al inicio de la segunda ronda de los diálogos en México, donde el régimen llegó con una comitiva más numerosa. Esta segunda fase ocurre tras las primeras conversaciones del 13 al 15 de agosto en México, donde ambas partes firmaron un memorando de entendimiento en el Museo de Antropología para definir una agenda en común.

Con este proceso, impulsado por Noruega y en el que México solo participa como sede facilitadora, la oposición exige elecciones “libres” en los comicios regionales del 21 de noviembre, mientras que el presidente Nicolás Maduro pretende que se levanten las sanciones internacionales.

El líder de la delegación de la Plataforma Unitaria de Venezuela, Gerardo Blyde, declaró ayer que llegaron a este proceso en busca de una solución a la crisis humanitaria que se vive en el país suramericano. Además, dijo que también buscan construir el camino de regreso a las instituciones y a la democracia.

“Venimos a trabajar, para buscar acuerdos que alivien la grave crisis humanitaria que sufre el pueblo de Venezuela, cuyo único responsable es el régimen, que ha impuesto un modelo generador de miseria”, expresó Blyde a medios de comunicación en Ciudad de México.

“Estos acuerdos buscan aliviar en alguna medida la crisis humanitaria, pero todos los venezolanos sabemos que no habrá solución permanente a nuestra profunda crisis económica mientras no haya democracia”, agregó.

Dijo que esto significa “instituciones autónomas, respeto a los derechos humanos, regreso al orden constitucional, reglas claras de convivencia y que los venezolanos pueden elegir libremente su destino”.

Blyde señaló que con estos agregados “Venezuela se reinsertará en el concierto de naciones, recuperará la confianza y avanzará hacia una recuperación economía sostenible”.

Además, señaló que no llegaron a estos diálogos “a olvidar la historia, ni a redimir a los responsables, venimos a abrir respetuosamente, pero decididamente, un espacio donde se acuerde la necesidad de repensarnos como República”.

El exalcalde del municipio Baruta también pidió “abandonar la terquedad del modelo que solo ha traído hambre y miseria, que se desista de la agenda de aniquilación de la disidencia y, especialmente, que podamos devolverle al pueblo venezolano la voz que nos indique el camino que debemos transitar”, finalizó Blyde.

Ayer, además, el ex diputado venezolano Freddy Guevara, quien estuvo preso un mes entre julio y agosto, confirmó que se ha unido a la delegación opositora que participa en México en un proceso de diálogo con el Gobierno de Nicolás Maduro.

Guevara, político muy cercano a Juan Guaidó, que fue interlocutor entre las partes antes del inicio formal de las conversaciones, fue liberado tras pasar un mes en prisión acusado de estar supuestamente involucrado con grupos paramilitares.

/psg