En dos días más se definirá si el país se embarca en la Constitución elaborada por la Convención, o si prefiere rechazar esa opción y comenzar un nuevo proceso constituyente.

En un nuevo Especial Mirada Líbero el abogado, escritor, periodista, diplomático y Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanidades José Rodríguez Elizondo, autor del libro “Vía constitucional a la revolución. Chile entre el estallido, la plurinacionalidad y el plebiscito”, comentó su visión de la propuesta constitucional ad portas del referéndum.

«La plurinacionalidad es el eje camuflado de toda la propuesta»

«Yo empecé a rechazar esto desde que vi que la plurinacionalidad es el eje camuflado de toda la propuesta. Por lo tanto, me he desentendido de los demás contenidos, siguiendo un aforismo que dice que lo accesorio sigue la suerte de lo principal. Y lo principal es que vi que transformaban a mi país en el cual nací en un país de 12 naciones», explicó el escritor.

«Estamos, otra vez, ante un experimento mundial con respecto a la ciencia política, y esto es muy complicado, porque cada cierto tiempo Chile da esta nota de estar bajo la curiosidad mundial (…) hay interferencias que nos distraen de lo principal, que es cómo hacer que nuestra democracia y economía se desarrollen y prosperen».

«Estamos en un proceso revolucionario»

Rodríguez Elizondo subrayó que «estamos en un proceso revolucionario. Es un insólito proceso de revolución en transición, o de transición a la revolución. Y digo que es una vía constitucional porque en mi juventud se hablaba de distintas vías para hacer la revolución socialista, la pacífica y la armada (…) creo que ahora estamos ante una tercera vía, la vía constitucional».

Sobre el escenario regional, señaló: «Hugo Chávez, ex golpista, en 1999 fue elegido democráticamente Presidente de Venezuela. Había anunciado, desde su campaña, el problema que tenía con la Constitución y en el acto de juramento, con la Constitución al frente dice ‘juro por esta moribunda Constitución’. Quedó clavado como una lección para los revolucionarios».

«¿Y quiénes siguieron con esto? Rafael Correa en Ecuador en 2008 y Evo Morales en Bolivia 2009, con una Constitución que establecía el Estado plurinacional. Por lo tanto, una revolución que partía con una Constitución».

«Estoy por el Rechazo debido a que tengo experiencia con lo que son las revoluciones»
«El proceso hacia la revolución está vivo porque, de alguna manera, el proceso es tributario de lo que otros llaman la ciencia de las revoluciones, que sigue siendo el marxismo, que estableció un sistema según el cual la revolución se producía cuando había una situación revolucionaria: cuando los de abajo no soportan seguir viviendo como viven y los de arriba no pueden mantener sus sistema de dominación. Y se produce un momento de crisis integral del sistema político vigente».

«¿Y que piensan los teóricos de la nueva revolución? ¿Dónde encuentran fuerza motriz?: En los pueblos originarios», sostuvo.

«Estoy por el Rechazo debido a que tengo experiencia con lo que son las revoluciones y tengo experiencia con lo que es apelar a pueblos originarios por parte de quienes no son pueblos originarios», agregó.

«Lo que tenemos que refundar no es el país; tenemos que refundar los partidos políticos fracasados»

«Lo que tenemos que refundar no es el país, no es rehacer la historia. Tenemos que refundar los partidos políticos fracasados, los políticos incumbentes que nos llevaron a esto», subrayó.

En relación a la plurinacionalidad, sostuvo: «Los convencionales que crearon por normas las 11 naciones estaban pensando internamente en cómo manejar el bloque político de poder interno, no pensaron en que esto debilitaba un Estado unitario que coexistía con otras naciones alrededor, y no pensaron cuál era nuestra relación con las otras naciones, empezando por las vecinas. ¿Qué va a significar un Chile plurinacional frente a estas naciones unitarias que pueden tener pleitos con nosotros?».

En relación a la intención del expresidente de Bolivia, Evo Morales, de tener mar para Bolivia mediante la plurinacionalidad, el académico planteó: «No me cabe ninguna duda».

Explicó: «Evo Morales nos demandó, con una falta argumentación jurídica, para obligarnos a negociar una salida al mar para Bolivia (…) Morales no es un Presidente democrático, es un recuperacionista extremista. Y el proyecto a largo plazo de los recuperacionistas era tener una relación con Chile que significara recuperar un acceso soberano al mar».

Sobre si la propuesta constitucional debilita el Estado nacional unitario de Chile, dijo que «confundir la descentralización con la autodeterminación de 11 naciones es como pensar que si tienes un pastel y lo cortas en doce partes se mantiene la cohesión del pastel. Por lo tanto, un Estado unitario descentralizado al cual le plantean que la mejor vía para descentralizar es dividir el país, estamos hablando de debilitar el Estado nacional de Chile».

«El Rechazo es mantener la democracia de la República y la unidad del Estado»

En relación al texto elaborado por la Convención, Rodríguez Elizondo apuntó que «ya fracasó la propuesta constitucional, comparativamente hablando, por la mayoría abrumadora que obtuvo la aprobación del plebiscito de entrada. Es decir, pasar de un casi 80% a una situación en que se duda que pueda ganar, ya es una derrota para el talante político que exhibió el país en el momento del plebiscito inicial».

Y señaló: «Al Rechazo le adjudico la posibilidad de mantener la democracia de la República y la unidad del Estado, que no es poca cosa. Ahora, eso ya está anunciado que va a traer problemas, pero también va a traer problemas el Apruebo».

Ante la eventualidad de un triunfo del Apruebo, planteó: «Voy a trabajar por evitar que se transforme en una catástrofe, colaborar a que se morigere el ímpetu revolucionario, refundacional e indigenista«.

Original de El Líbero

/psg