El Gobierno decidió finalmente dejar sin efecto el polémico decreto que disminuía en $1.415 millones el presupuesto para los gobernadores regionales -quienes asumirán en sus cargos el miércoles-, con el fin de transferir esos recursos a los equipos de los delegados presidenciales.

El decreto se conoció la semana pasada y fue emanado desde la Dirección de Presupuestos (Dipres), el cual mostraba dicha reducción presupuestaria de aquí a fin de año, lo que generó inmediato rechazo y diversas críticas por parte de los gobernadores electos.

Ante esta situación el ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, informó esta mañana a la comisión de Hacienda del Senado -en medio de la presentación del Informe de Finanzas Públicas (IFP)- la decisión de anular este decreto, tras recomendación del Ministerio del Interior, cartera, informaron fuentes del Ejecutivo, que se está contactando a los distintos gobernadores para informarles de la rectificación.

Las mismas fuentes aseguraron que lo que se hizo fue “revertir” esa disminución de recursos para “dar la tranquilidad a las regiones que van a contar con el presupuesto como ellos lo conocían”, y se buscará una fórmula distinta para financiar a los equipos de los delegados presidenciales -actuales intendentes- “a través de una inyección de recursos”.

Asimismo, enfatizaron en que “lo importante es darle las garantías a los gobiernos regionales que no hay recortes en sus presupuestos”, y que el fondo del tema era sacar del presupuesto regional los recursos para financiar a los equipos de los delgados. “Aquí solo era un tema de traspasar pagos de remuneraciones que antes se pagaban desde el punto de vista regional, y ahora se pagan a nivel central”.

/psg