Una fuerte expansión de 14,1% anotó la economía chilena en abril de 2021 -en comparación al mismo mes del año anterior-, informó esta mañana el Banco Central, entidad que dio a conocer Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) correspondiente al cuarto mes del año.

Se trata del mayor crecimiento de la actividad desde septiembre de 1992 (15,1%) ante una muy baja base de comparación, considerando que en abril de 2020 el Imacec se desplomó 13,8%, fecha en que la pandemia de covid-19 cumplía su segundo mes instalada en el país y la economía comenzaba a sentir el impacto de las medidas de confinamiento.

Con todo, el dato está por encima a lo estimado por el mercado, cuyas proyecciones más optimistas apuntaban a un alza de hasta 12%.

“El mes registró la misma cantidad de días hábiles que abril de 2020. Todos los componentes del Imacec crecieron respecto al mismo periodo del año anterior, destacando las contribuciones de las actividades de servicios y el comercio. Este resultado se explicó, en parte, por una mayor adaptación de los hogares y empresas a la emergencia sanitaria asociada al Covid-19. “, destacó el Banco Central.

Es el segundo registro positivo consecutivo que arroja el Imacec, luego de que en marzo anotara un crecimiento de 5,8%, lo que llevó a que el PIB escalara 0,3% en el primer trimestre de este año, su mejor dato desde el tercer trimestre de 2019, justo antes del estallido social.

En tanto, de acuerdo con el informe emitido por el Banco Central este martes, en términos desestacionalizados, la economía retrocedió 1,4% respecto al mes precedentes y aumentó 12% en doce meses.

“La caída del Imacec desestacionalizado fue explicada por el desempeño de los servicios, reflejando el aumento de las restricciones a la movilidad de las personas respecto del mes anterior”, añadió el ente rector.

Análisis por actividad

De acuerdo con el análisis por actividad, la producción de bienes creció 3,8% en abril, explicado por el desempeño de la industria manufacturera, que creció 11,8% y, en menor medida, por el alza de la minería (4,1%). “En contraste, el resto de bienes disminuyó 1%, resultado asociado a la caída de la construcción”, acotó la entidad.

En comparación al marzo de este año, la producción de bienes aumentó 0,4%. “Este resultado fue parcialmente compensado por la caída del resto de bienes y la industria manufacturera”, agregó.

Por su parte, el comercio creció 33,1%, impulsado por las ventas mayoristas y minoristas. El comercio automotor también contribuyó al resultado, pero en menor medida. “En términos desestacionalizados, el comercio mostró una caída de 0,9% respecto al mes precedente”, sostuvo el Banco.

Mientras que los servicios se expandieron 16,3%, debido principalmente al desempeño de los servicios personas, en particular de educación y salud. En menor medida, señaló el ente emisor, “también se registraron crecimientos en servicios empresariales, transportes, y restaurantes y hoteles”.

“En tanto, cifras desestacionalizadas muestran una caída de 2,8% respecto del mes anterior”, concluyó.

/psg