Antes las manifestaciones sin precedentes que se han desarrollado en varias ciudades de Cuba desde el domingo, el Gobierno de Chile reiteró su postura respecto a la “libertad de expresión y la manifestación pacífica” como derechos humanos “que deben ser siempre respetados y resguardados”.

En ese sentido, desde el Ministerio de Relaciones Exteriores señalaron que “no hay justificación para impulsar medidas represivas que intenten acallar a los ciudadanos que pacíficamente piden mayor libertad, salud oportuna y digna, y mejor calidad de vida”.

Debido a esto, el Gobierno de Sebastián Piñera emplazó a las autoridades de la isla, “no pretender eliminar las legítimas expresiones ciudadanas” y permitir que los ciudadanos puedan manifestantes en libertad y sin ser amedrentados.

De acuerdo a organizaciones internacionales de DD.HH. se reportan más de 100 personas detenidas, entre ellas una periodista española, además de múltiples denuncias de aprehensiones violentas y de varios manifestantes heridos por la fuerzas de seguridad cubanas.

Por otro lado, se ha denunciado que el gobierno cubano ha bloqueado el acceso a plataformas de mensajería y redes sociales, claves para la organización de movilizaciones y dar a conocer el descontento social que se vive en Cuba.

La falta de insumos médicos y medicamentos, además de la escasez de productos de la canasta básica, entre otros factores, provocó malestar en la población cubano y generó que los cubanos residentes en el extranjero también se movilizaran con consignas como “abajo la dictadura” y “libertad”.

Por su parte, el Presidente Díaz-Canel calificó como “vandalismo” las últimas movilizaciones y acusó a las medidas de bloque de Estados Unidos como las principales responsables de la crisis económica de la isla.

/psg