El rey Carlos III se tomará un día de “contemplación” en medio del agotador calendario de compromisos públicos y ceremonias formales tras la muerte de su madre, la reina Isabel II.

El nuevo monarca, de 73 años, se retiró a su propiedad de Highgrove el miércoles por la noche después de dejar a su esposa, la reina consorte Camilla, de 75 años, en su mansión en Wiltshire.

La pareja partió de Londres a última hora de la tarde para regresar a sus respectivos hogares después de casi una semana completa de eventos públicos en homenaje a la reina Isabel, incluida su ceremonia de investidura el miércoles y un viaje a Irlanda del Norte.

Carlos y la reina consorte fueron vistos aterrizando en un avión real en su propiedad en Reybridge, Wiltshire, alrededor de las 4:30 p.m. del miércoles después de que partieron de ver el ataúd de la reina colocado en Westminster Hall para que multitudes de seguidores puedan rendirle homenaje.

Esta es la primera vez que el rey y la reina consorte regresan a sus propiedades desde la muerte de la Reina, el 8 de septiembre, a los 96 años en su casa de Balmoral.

Carlos es propietario de Highgrove House desde 1980 después de comprársela a Maurice Macmillan, el hijo del ex primer ministro Harold Macmillan.

Después de cuatro días de permanecer en Westminster, la reina tendrá un funeral de Estado el 19 de septiembre. gap)