“Creo que debemos ir progresivamente transitando desde un Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), a un ingreso familiar laboral”. Eso fue lo que dijo el ministro del Trabajo, Patricio Melero, este miércoles en Mi Radio, de La Serena.

Lo cierto es que el gobierno ya lo viene evaluando desde hace algún tiempo, porque tienen claro que el foco ahora debe ser el empleo. Desde La Moneda lo plantean así: el IFE universal es un instrumento que fue creado pensando en ciudades confinadas, porque como el Estado le dice a la gente que se quede en sus casas, tiene que suplir esa falta de trabajo con un ingreso.

Pero en la medida en que la pandemia ha ido mejorando y la economía se va abriendo, el ideal para el Ejecutivo es trasladar una parte de esos recursos que se destinaban al IFE universal, hacia un ingreso que aporte el Estado y que esté ligado a contratos de trabajo, directo para quienes encuentren un nuevo empleo, fomentando los trabajos formales.

Esto, también en medio de las voces de alerta que han levantado algunos sectores que han señalado que ha sido más difícil encontrar trabajadores.

Fuentes de La Moneda preliminarmente lo llaman “IFE laboral”, pero reconocen que podría tener otro nombre. El ministro del Trabajo lo explicó así en el norte del país: “Los subsidios que el Estado entrega, van a ir evolucionando hacia un subsidio al trabajador más que un subsidio al empleador, es decir, usted recibe tanto de sueldo, lo vamos a ayudar con un complemento para que su ingreso sea más alto, porque sabemos que hay todavía restricciones, de manera tal de que vayamos vinculando la ayuda del Estado a un contrato de trabajo, en esta evolución del IFE de emergencia, hacia un IFE laboral”.

En todo caso, tienen claro que debe haber una transición, esto significa que podría funcionar un IFE laboral en paralelo al IFE universal, para después ir disminuyendo uno y darle vida al otro, señalan fuentes de La Moneda.

De hecho, el Presidente Sebastián Piñera dijo este jueves que “nuestro gobierno va a seguir fortaleciendo la red de protección social y va a estar ahí durante todo el tiempo que sea necesario. Vamos a seguir apoyando las pymes y, muy importante, impulsar la recuperación de los empleos que es la gran causa que tenemos por delante”.

Extensión del IFE

Desde el gobierno también tienen claro que el IFE universal no se puede acabar de un día para otro, por lo que están trabajando en al menos seis diseños, con distintas opciones, para ver cómo se va a manejar esta extensión y la transición a un IFE laboral.

De hecho, este miércoles se realizó una reunión bilateral entre el Presidente Piñera y ministros para abordar el tema, donde se expusieron las fórmulas, pero no se acordó nada. Lo que tampoco está claro es cuándo se anunciaría esta extensión del IFE universal, pero señalan que sería después del domingo, pues ese día regresa el Presidente de su cuarentena.

Fuentes del gobierno hablan de que existen dos ventanas de tiempo posibles. El ideal, dicen, sería anunciarlo antes del 11 de agosto, es decir el próximo miércoles, día en que se empieza a discutir el cuarto retiro del 10% de las AFP en la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados.

Lo anterior, porque desde el Ejecutivo argumentan que de todas maneras anunciarán una extensión que no tiene que ver con este proyecto, pero hacerlo antes de esa fecha podría ayudar a que dicha iniciativa no despegue, pero para ello tienen que alcanzar a terminar de afinar la fórmula que usarán. Esto, considerando que distintas voces políticas han pedido la extensión a cambio de no aprobar el cuarto giro, como por ejemplo, la precandidata de la DC, Yasna Provoste. Desde Chile Vamos también lo han solicitado y, en general, todos los candidatos presidenciales.

/gap