En 2017, apareció ʻOumuamua que, en ese momento, se describió como el primer objeto interestelar conocido detectado que pasaba por nuestro Sistema Solar. Desde entonces, ha habido todo tipo de debates sobre su verdadero origen: un cometa, un asteroide, una nave espacial o algo más. En 2019, el astrónomo aficionado y fabricante de telescopios de Crimea Gennadiy Borisov descubrió 2I/Borisov, el primer cometa rebelde y el segundo objeto interestelar conocido que visita el Sistema Solar. O eso pensábamos.

Según un documento secreto del gobierno recientemente publicado, un objeto interestelar no solo visitó nuestro Sistema Solar en 2014, sino que se estrelló contra la Tierra y esparció sus restos en el Pacífico. ¿Por qué se ha ocultado esta información hasta ahora?

Misterioso objeto extraterrestre

Este sorprendente incidente ha sido revelado esta semana por la revista digital Vice, que entrevistó a Amir Siraj, estudiante de astrofísica y director de Estudios de Objetos Interestelares en el Proyecto Galileo de Harvard, donde trabaja y es coautor de un artículo con Avi Loeb.

Siraj y Loeb escribieron un artículo, “Descubrimiento de un meteorito de origen interestelar”, que ha estado completamente paralizado desde entonces. Al parecer, examinaron detenidamente la base de datos de rocas espaciales e impactos de meteoritos del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS) de la NASA en busca de anomalías y encontraron una gran bola de fuego que explotó cerca de la isla Manus en el norte de Papúa Nueva Guinea el 8 de enero de 2014.

Con una velocidad de más de 200.000 kilómetros por hora, Siraj y Loeb la identificaron como una diminuta roca espacial de tan solo 0,45 metros de diámetro con un posible origen en el interior profundo de un sistema planetario o una estrella en el grueso disco de la galaxia de la Vía Láctea.

“Me encanta pensar en el hecho de que tenemos material interestelar que fue entregado a la Tierra y sabemos dónde está”, dijo Siraj. “Algo que voy a verificar, y ya estoy hablando con la gente, es si es posible buscar en el fondo del océano frente a la costa de Papua Nueva Guinea y ver si podemos obtener algún fragmento.”

¿Por qué no han dicho nada hasta ahora?

Según Siraj, algunos de los sensores utilizados por CNEOS son operados por el Departamento de Defensa de EE.UU. para detectar detonaciones nucleares. Sin datos clave sobre el margen de error de la velocidad de la bola de fuego, Siraj y Loeb no pudieron pasar la revisión por pares y publicar su artículo ahora. Eso cambió recientemente cuando su solicitud de datos llegó a Joel Mozer, científico jefe del Comando de Operaciones Espaciales en el componente de servicio de la Fuerza Espacial de EE.UU. (USSC). Necesitaban su permiso.

Aunque lo más sorprendente de todo fue que Siraj y Loeb se enteraron de que el permiso había sido concedido por un tuit publicado por la Fuerza Espacial, el cual muestra un memorándum fechado el 1 de marzo y firmado por el teniente general John E. Shaw, subcomandante del USSC.

“Tuve el placer de firmar un memorando con el científico jefe de @ussfspoc, el Dr. Mozer, para confirmar que un objeto interestelar detectado previamente era de hecho un objeto interestelar, una confirmación que ayudó a la comunidad astronómica en general”, dice el tuit.

objeto extraterrestre pacifico - La Fuerza Espacial de EE.UU. confirma que un objeto extraterrestre se estrelló en el Pacífico

Tan pronto como Siraj se enteró del tuit, él y Loeb reanudaron su búsqueda para publicar el artículo para que otros investigadores puedan buscar más objetos interestelares. Siraj también pedirá a los astrónomos para que construyan una red pública de sensores de meteoritos independiente del Departamento de Defensa para que se eliminen los retrasos sufrió su investigación. Al mismo tiempo, Siraj está organizando una expedición a Papua Nueva Guinea para buscar piezas de su misterioso objeto interestelar.

“Sería muy ambicioso, pero vamos a analizarlo en profundidad porque la posibilidad de obtener la primera pieza de material interestelar es lo suficientemente emocionante como para verificar esto muy a fondo y hablar con todos los expertos mundiales en expediciones oceánicas para recuperar meteoritos”, señaló Siraj.

Esto puede parecer como buscar una aguja en un pajar, sin embargo Siraj dice saber dónde está. Ahora solo esperemos que la Fuerza Espacial de EE.UU. no lo impida, tal vez para evitar que los astrónomos encuentren los restos de una nave espacial de origen extraterrestre.

¿Qué opinas sobre el misterioso objeto interestelar? ¿Puede ser una nave espacial extraterrestre?

Original de mundoesotericopranormal.com

/psg