Imagen

Imagen

Cuando el juvenil Alejandro Azócar abrió el marcador a los 23 minutos del primer tiempo, seguramente el gol lo celebraron con igual entusiasmo en San Felipe, en Copiapó y en Concepción, donde a esa misma hora jugaban Fernández Vial y Santiago Morning..

Sin embargo, en el estadio Sánchez Rumoroso, más allá de la lógica decepción inmediata no hubo tiempo para los lamentos la frustración.

Porque, al igual que todos los que veían el partido por televisión a lo largo del país, en el puerto nortino existía la certeza que este 1-0 parcial en favor de la visita era sólo un accidente y que bastaría conque cayera una vez la valla de Lucas Giovini para que Coquimbo Unido comenzara a concretar la i9nmensa superioridad que mostraba en la cancha.

Porque San Felipe, en la práctica no había tenido ninguna otra llegada más que la que Azócar concretó en gol (después delo 1-0, tuvo otra muy clara Enzo Ormeño y la terminó sin éxito), todo lo contrario de lo exigido que tuvo que estar desde el minuto 1 el meta Giovini, que tuvo una tapada magistral para sacar al córner un zurdazo alto de Esteban Paredes, que poco después también desvió un cabezazo que pasó muy cerca del poste izquierdo..

Esas jugadas, sin embargo, dejaban de manifiesto que el goleador récord del fútbol chileno estaba en una buena tarde y lo ratificó con tres asistencias en pelotas detenidas que llevaron el partido al sitial que le correspondía.

El gol del empate y el segundo tanto pirata llegaron desde el banderín del córner y contaron con la cabeza de Benjamín Vidal (que se rehabilitó plenamente de lo desubicado que quedó en el gol de apertura del Uni Uni) para mandar la pelota al fondo de la red. El 1-1 cabeceando desde el punto penal a los 38 minutos y el 2-1 anticipando en el primer palo cuando se jugaban los descuentos de la primera etapa.

Si ese segundo gol dejó groggy a San Felipe, el tercero que llegó en el minuto 50´fue el golpe de nockout definitivo. Otra vez la zurda de Esteban Paredes en un tiro libre preciso para el cabezazo de Leandro Garate, que no tuvo inconveniente en batir nuevamente a Giovini.Imagen

Ahi mismo, se terminó el partido. Porque Coquimbo dio la tarea por cumplida y San Felipe no tenía armas para intentar la remontada. Menos aún después del cuarto gol convertido por Renato Tarifeño, en una jugada asociada de todo el equipo pirata y que nació en los pies talentosos de Jean Beausejour

Quedó solo en los apunes la decisión plena de sapiencia de Héctor Tito Tapia, el conductor de este grupo ganador: faltando cinco minutos sacó de la cancha a Esteban Paredes, que se fue ovacionado de la cancha. Y lo reemplazó otro histórico del fútbol chileno: Rodrigo “El Chino” Millar.

¿Qué le falta ahora a Coquimbo Unido para ser campeón y volver en gloria y majestad?

Sólo un punto más. Porque llega a 52 puntos, contra 49 de Deportes Copiapó y 48 de Santiago Morning (empató 0-0 con Fernández Vila y Aravena desperdició un penal en el último minuto), que ya debe enfocarse solamente en la liguilla, en la que seguramente tendrá como rivales (aparte del vicecampeón) a Deportes Temuco y Deportes Puerto Montt.

¿Dónde puede alcanzar el ascenso Coquimbo Unido?…el próximo sábado a las 18.00 horas en Concepción, donde deben enfrentar a Fernández Vial.

E incluso, en el peor de los escenarios, también puede ser campeón si ese mismo día y a la misma hora, Deportes Copiapó no le gana a la Univer4sidad de ConcepciónImagen

Fotos: twitter Coquimbo Unido y Unión San Felipe

 

“Nuestro compromiso ahora es dar vuelta la página y dejar a Coquimbo Unido en Primera División. A eso nos hemos comprometido todos en la institución”