Antes de la pandemia, en enero de 2020, las AFP tenían invertido el 53,6% del total de los fondos de pensiones en activos locales, versus un 46,4% en el extranjero. Esa tendencia de a poco se fue revirtiendo y en junio de este año, por primera vez, las AFP registraron más exposición a activos internacionales (51,43%) que a nacionales (48,57%).

Esto va en línea con lo que han aportado las distintas clases de activos a los resultados de cada multifondo, pues los instrumentos externos llevan cuatro meses consecutivos (abril-julio) aportando rentabilidad en todos los fondos (ver gráficos), versus los locales que en el mismo periodo le han restado rentabilidad a todos los multifondos.

De hecho, al ver lo que ha ocurrido en los últimos doce meses (agosto 2020-julio 2021), la tendencia es la misma: en el fondo A los instrumentos locales restan 0,41% y los internacionales aportan 16,85%; en el fondo B los locales contribuyen -1,93% y los extranjeros 13,04%; en el C los nacionales restan 6,58% y los extranjeros suman 8,86%; en el fondo D los instrumentos internos contribuyen -10,6% y los extranjeros 4,46%; mientras que en el E los activos locales restan 11,63% y los internacionales aportan 0,92%.

De hecho, el superintendente de Pensiones, Osvaldo Macías, realizó este martes una presentación ante los diputados de la Comisión de Trabajo, donde mostró que entre enero y julio de 2021 ha sido la renta variable extranjera la que ha aportado la mayor parte de la rentabilidad de todos los multifondos, lo que se ha visto contrarrestado por la importante baja de la renta fija local.

El economista de Bice Inversiones, Marco Correa, comenta que “durante los últimos meses hemos visto que las bolsas de las principales economías (países desarrollados sobre todo) han alcanzado niveles máximos históricos y las tasas de interés han caído (favorecidos por los estímulos, mejores perspectivas de crecimiento y resultados corporativos positivos). Además, el tipo de cambio local ha tenido una depreciación relevante frente al dólar. Estos factores han hecho que los activos internacionales, tanto de renta variable como fija, hayan tenido importantes retornos positivos”.

Por su parte, Correa explica que si bien la economía local ha mostrado buenas cifras de actividad, “esto se ha visto poco reflejado en los precios de sus activos. Lo anterior, vinculado en parte a que inversionistas institucionales quieran tener menos exposición a estos activos locales ante los retiros ya realizados o posibles nuevos retiros. Los inversionistas institucionales, como las AFP, han optado por tener mayor exposición a activos más líquidos, como los internacionales, que son más fáciles de vender o que sus precios varían menos ante estas operaciones”.

Además, Correa sostiene que “se ha visto que inversionistas más pequeños también han optado por aumentar su exposición a activos internacionales por este mismo hecho, disminuyendo aún más la demanda por activos locales, a pesar de que estos desde el punto de vista fundamental se vean a precios bajos. Es posible que en la medida que disminuyan estas incertidumbres más políticas, veamos una corrección de esta situación”.

En tanto, la economista de EuroAmerica, Martina Ogaz, detalla que “el escenario externo se ha estabilizado estos últimos meses, relacionado principalmente a unas expectativas de inflación en EE.UU. que se han moderado respecto a comienzo de año, ya que el mercado ha creído el discurso del presidente de la Fed de que la reciente alza de la inflación es fundamentalmente transitoria. Además, está el tema Covid-19 , pandemia que se ha moderado en economías desarrolladas, lo que hasta el momento ha contenido medidas restrictivas mas intensas y sus efectos sobre la economía”.

Ogaz añade que, “a nivel local, el escenario ha sido distinto, principalmente por la incertidumbre que ha dejado el proceso político y las consecuencias de esto a nivel económico, lo que ha agregado un ingrediente adicional a los efectos de económicos que ha dejado la pandemia. Lo anterior ha afectado las expectativas tanto de inversionistas como de consumidores a mediano y largo plazo, y ha afectado negativamente tanto la renta variable como la renta fija, esta última resintiéndose algo más luego de los retiros de fondos previsionales, las escasas colocaciones en lo que va del año y las expectativas de alzas de la TPM por parte del Banco Central”.

Por su parte, el gerente de estudios de la Asociación de AFP, Roberto Fuentes, señala que las rentabilidades negativas de la renta fija local en los últimos cuatro meses y el bajo desempeño de las acciones chilenas “se ha exacerbado debido a los retiros de ahorro previsional, las contingencias sanitarias en Chile y el mundo, y las contingencias de orden político que afectan las proyecciones sobre el futuro económico y comercial”.

Fuentes dice que “el alza de las tasas de interés de los instrumentos de renta fija en el mercado local ha significado transmitir esas mayores tasas de interés a la cartera de inversiones, reduciendo su valorización, por ende, la rentabilidad, lo cual se ha expresado en las cifras negativas de los fondos C, D y E”.

El ejecutivo del gremio añade que “la caída en las acciones chilenas ha repercutido en todos los fondos, en mayor medida en los tipos A, B y C, pero ese menor valor ha sido más que compensado con el excelente desempeño de la inversión extranjera y particularmente la renta variable foránea”.

¿Esto explica de cierta manera que las AFP hayan cambiado su exposición, subiéndola en el extranjero? Fuentes cree que “la mayor exposición en el extranjero se explica principalmente por aumento de los valores extranjeros y bajas en el valor de las inversiones chilenas, además de las decisiones de los afiliados”.

En esa línea, puntualiza que más allá de las decisiones de las AFP como gestoras de inversión, también afecta de forma importante los cambios de fondos que decidan hacer los afiliados.

Sobre ello, comenta que “en los últimos meses, y dado los resultados de rentabilidad en el corto plazo, la preferencia de los afiliados se ha manifestado en favor de los fondos con más renta variable, que son los que invierten en mayor proporción en el exterior. A ello se suma un valor del dólar que además de verse fortalecido por las contingencias locales, muestra hoy fortaleza en relación con otras monedas impulsando más la rentabilidad de los fondos con más renta variable e inversión extranjera”.

/psg