El ataque al equipo de prensa de TVN se produjo a 3,5 kilómetros de la casa de Héctor Llaitul, donde lo habían dejado, cuando empezaron a disparar de entre medio de los árboles. El periodista avanzó destrozando la camioneta hasta llegar a la carretera. Entonces se paró en medio de la Ruta P-72S, se arrodilló y levantó los brazos, para detener a un auto en que viajaba una familia. Un detalle importante: les dispararon pese a que antes transitaron por el lugar con Llaitul, lo que comprobaría su pérdida de liderazgo a manos de grupos más radicales.

Trasfondo: A las 8:30 pm del sábado 27 de marzo, un equipo de prensa de TVN integrado por el periodista Iván Núñez y el camarógrafo Esteban Sánchez fue baleado en la provincia de Arauco tras reunirse con el líder histórico de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Héctor Llaitul.

El caso es investigado por el fiscal Juan Yáñez y la PDI.
Fuentes ligadas al caso relataron a Ex-Ante la sucesión de acontecimientos que terminaron con el camarógrafo de TVN perdiendo un ojo.
Reunión en un trawun: El sábado 27 de marzo, los periodistas Iván Núñez y el camarógrafo Esteban Sánchez llegaron escoltados a la reunión con el líder histórico de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Héctor Llaitul, que se realizó en un sector rural de la provincia de Arauco.

El equipo de TVN iba en una camioneta Mitsubishi Katana blanca.
Los escoltaban familiares de Llaitul, que los llevaron hasta el punto de encuentro. En el lugar habría estado también la pareja de Llaitul y uno de sus sobrinos.
La reunión tuvo lugar durante un trawun, o asamblea en mapuche, al que Llaitul habría llegado tarde, motivo por el cual la entrevista pactada habría sido postergada para el domingo.
El equipo no avisó de la reunión a las policías, lo que desacreditaría la versión que dio posteriormente Héctor Llaitul de que el ataque habría sido mandatado o perpetrado por carabineros.
La partida: Tras terminar el encuentro, Llaitul se subió a la camioneta de Iván Núñez para que lo llevara a su casa. Núñez, quien ya había entrevistado a Llaitul, conocía la zona y accedió.

En el camino pasaron frente a una comunidad mapuche, a cuyos integrantes Llaitul habría saludado con la mano, antes de seguir su camino. Estos habrían respondido al saludo.
La despedida de Llaitul: Tras dejar a Llaitul en su casa, volvieron por el mismo camino y pasaron frente a la comunidad que habían saludado en el camino de ida. Los presentes, que estaban celebrando un cumpleaños, habían cambiado de actitud.

Interpelaron al equipo de prensa por pasar por un camino que calificaron de privado. Ellos mencionaron a Llaitul, con quien habían pasado por el lugar minutos antes, pero los presentes les respondieron que ese peñi era de Osorno —lugar donde nació el líder de la CAM— y que no los representaba. Que no tenían derecho a pasar por allí.
La situación pareció por momentos que iba a escalar, pero Núñez y Sánchez lograron calmarlos. Incluso intercambiaron teléfonos y partieron. Núñez manejaba la camioneta.
El ataque: Cerca de las 8:30pm, y a 3,5 kilómetros de la casa de Héctor Llaitul, empezaron los disparos.

Núñez y Sánchez iban por un angosto camino rural, rodeado de árboles y arbustos, que no permitía ver quienes estaban disparando a la camioneta.
Los tiros se extendieron por varios segundos, se detuvieron, y luego fueron retomados.
Primero apuntaron a Núñez, que siguió avanzando, y luego al camarógrafo, que sacó la peor parte.
El escape: Núñez tenía el brazo herido, pero su compañero de trabajo estaba desangrándose a su lado. Tenían que escapar. Aceleró por el camino rural, pese a los daños en el chasis y a que tenían al menos una rueda pinchada. Al llegar a la ruta principal de la Ruta P-72S entre Cañete y Tirúa, la camioneta dejó de responder.

Una vez en la ruta, Iván Núñez intentó hacer parar a un camión, que siguió de largo. Lo mismo pasó con un segundo vehículo. Entonces el periodista se paró en medio de la carretera, se arrodilló y levantó los brazos. Así logró detener a un auto donde viajaba una familia con unos niños, que accedieron a llevarlo al hospital. El periodista ofreció quedarse con sus contactos para agradecerles más tarde por la ayuda, pero ellos rechazaron la idea: estaban en una zona de conflicto y no querían meterse en problemas.
Llegaron al hospital Kallvullanca de Cañete cerca de las 9pm. Núñez sólo tenía heridas superficiales, pero el camarógrafo no: tenía lesiones en la cabeza, un ojo, la clavícula, el tórax y un brazo. El Hospital Clínico Sur de Concepción, donde fue trasladado, confirmó el domingo que el camarógrafo había perdido la vista en el ojo derecho.
Bala de 9 milímetros: En la chaqueta de cuero de Núñez habían quedado los restos de lo que parecía ser una bala de 9 milímetros, que el periodista enseñó a carabineros. En la camioneta se apreciaban indicios de al menos 17 tiros de perdigón.

El eventual uso de balas de 9 milímetros apoyó la convicción en el gobierno de que los desconocidos intentaron matar al equipo de TVN y no sólo amedrentarlo.
Por eso el gobierno tomó la determinación de querellarse por homicidio frustrado.
“Hay más de 17 disparos y en esos disparos hay perdigones, pero también, al parecer, habría balas de 9 milímetros”, dijo este lunes el coordinador de la Unidad Macrozona Sur, Pablo Urquízar.
Añadió que se trató del décimo ataque registrado en dos semanas.
Pérdida de influencia: Fuentes de gobierno sostienen que el hecho de que se registrara un ataque a 3, 5 kilómetros de la casa de Llaitul es reflejo de la pérdida de ascendiente del líder de la CAM en una fragmentada macrozona sur donde actúan al menos otros cuatro grupos violentos ligados a las demandas mapuche.

“Como CAM y como movimiento autonomista no tenemos absolutamente nada que ver con ese hecho, lo repudiamos, al contrario, yo a Iván Núñez lo conozco, le habíamos dado una entrevista anteriormente la que a nuestro juicio fue buena a pesar de ser un medio oficial, por eso había un contacto y por lo mismo solidarizamos particularmente con él, con el camarógrafo que lo conocemos, solidarizamos también”, dijo Llaitul a Radio Kvrruf el domingo 28.
En la misma entrevista, Llaitul lanzó la tesis de que la emboscada fue fruto de una operación de inteligencia de Carabineros. Sin embargo, dos elementos hacen difícil de sostener esa tesis, dicen fuentes ligadas al caso. TVN, según fuentes de ese canal, no tuvo ningún contacto con Carabineros previo a la entrevista. La segunda es que en esa zona no se transita libremente sin tener vínculos con grupos radicales.
Primera persona: El periodista relató este lunes 29 lo ocurrido en su cuenta de Instagram, donde calificó el hecho como un ataque terrorista.

“Aún no logro sacar de mi mente sus gritos de dolor, el ruido de los disparos, el sangrado profuso de sus múltiples heridas, el dolor mío por el disparo en el brazo, la camioneta que chocaba de lado a lado porque nos habían reventado los neumáticos, en fin, la incertidumbre de saber si saldríamos con vida (…) Fuimos víctimas de un ataque terrorista. Esto no es delincuencia común. No hubo intento de robo, ni nada parecido. Nos dispararon a matar. En mi mano tengo la bala de 9 mm que me dió en el brazo. Esteban recibió 5 de esas. Está vivo de milagro”, escribió.

/gap