Para abordar temas de seguridad, la ministra del Interior, Izkia Siches, participó esta mañana de la comisión de Resguardo del Orden Público de la Cámara de Diputados.

Durante la sesión, la jefa de gabinete fue consultada por unas declaraciones emitidas por el líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Héctor Llaitul, quien aseguró que la organización mapuche sería partícipe en el delito de robo de madera.

“La madera que nosotros recuperamos es para tener recursos para generar los insumos para reconstruir el mundo Mapuche. Y para tener los fierros, y para tener los tiros, y para tener los implementos necesarios para defender a las comunidades y los procesos que se llevan adelante”, dijo el comunero mapuche el 10 de junio, en una actividad que se desarrolló en Peñalolén, pero que se dio a conocer recién dos meses después por medio de un registro audiovisual.

Al respecto, Siches precisó que la información dada a conocer por Llaitul no es nueva y que está contemplada en la ampliación de la querella por Ley de Seguridad del Estado en contra del comunero mapuche, que anunció el gobierno el 27 de julio.

“Nosotros en esta ampliación de querella no solo solicitamos especial énfasis en estas declaraciones, en la revisión de estas declaraciones como también las previas en donde están contenidas las que fueron acogidas por la prensa este fin de semana, pero no son informaciones nuevas”, señaló la secretaria de Estado.

En ese sentido, recalcó que como Ejecutivo “hemos sido claros que no vamos a ser complacientes frente a aquellas personas que delinquen en ninguna de las zonas de nuestro país” y aseguró que “en torno a ello hemos planteado al Ministerio Público hacer las acciones que competen”.

“En específico, cuando hay cualquier admisión por parte de estas personas de un ilícito sin duda el Ministerio Público también, tal como lo hemos dicho de forma reiterada, tiene toda la libertad de actuar”, remarcó y enfatizó que “esperamos efectivamente que el Ministerio Público pueda investigar y hacer lo que corresponde para esto”.

La ministra del Interior también insistió en que “esta no es una información nueva para nadie y creo que todos estábamos conscientes de que el robo de madera era una de las fuentes de financiamiento de las bandas organizadas que operan en la zona”.

Asimismo, detalló que desde La Moneda analizaron todas las querellas presentadas anteriormente en contra de Llaitul y que solicitaron una “serie de diligencias” para la revisión de entrevistas y declaraciones actuales. “Creo que ahí tenemos un problema más profundo que solo presentar querellas”, afirmó Siches.

Estado de excepción

Otro de los ejes de seguridad abordados por la ministra del Interior fue la aplicación del Estado de Excepción Constitucional de Emergencia y la solicitud de parlamentarios para decretar la medida en la Macrozona Norte, a raíz de la crisis migratoria y de seguridad.

Sobre ese punto, la jefa de gabinete indicó que desde el gobierno comprenden que se trata de una situación compleja, pero que “la naturaleza de los eventos que ocurren en el norte y en el sur nos parece que son muy distintas”.

En ese sentido, explicó que han sido más “partidarios” de fortalecer el Decreto 265, que habilita a las Fuerzas Armadas para apoyar en materia de control fronterizo y de tráfico ilícito de migrantes y trata de personas por pasos no habilitados en las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta.

Así también, precisó que “los flujos migratorios no se detienen ni con una zanja, ni con una reja, ni con ninguna cosa, sino que solamente se hace más peligroso para las personas”.

En relación a la solicitud para extender el estado de excepción a la región de Los Ríos -que ya fue descartada por el Ejecutivo- Siches informó que con las medidas de control de orden público que se han implementado en la zona “hemos visto una disminución de los casos” de violencia.

“Estábamos preocupados por el aumento de los mismos, pero con estos tres puntos de control, el fortalecimiento de los equipos, nos pareció que efectivamente el porcentaje es muy inferior a lo que estamos viendo en La Araucanía y Biobío. Hablamos de 700 eventos versus 5, son diferencias bien abismantes”, recalcó.

Eso sí, aseguró que se están evaluando semanalmente los hechos de violencia y la implementación de medidas de seguridad, por lo que “no descartamos ninguno de los instrumentos”. Sin embargo, insistió en que “eso es con proporcionalidad”.

CAM desestima robo de madera y lo denomina “recuperación de recursos”

Tras conocerse las declaraciones del comunero mapuche, el domingo la CAM emitió un comunicado para precisar sus dichos y los conceptos utilizados por Llaitul.

En el escrito aclararon que “esto no puede concebirse como robo de madera, ya que es recuperación y reapropiación de recursos que están en nuestro territorio ancestral” y explicaron que corresponden a “acciones que se realizan en conjunto a otro tipo de actividades productivas como las siembras, construcción de rukas, bodegas, invernaderos o habilitación de espacios ceremoniales. Junto con labores de limpieza y resguardo de lugares de significación cultural, como menoko, trayenco, espacios de alto valor cultural para la causa mapuche”.

En ese contexto, declararon que esta “reapropiación de recursos” está acompañada de un “despliegue cultural con nuestras ceremonias tradicionales mapuche, las que habían sido cercenadas durante un siglo por el modelo económico chileno” y enfatizaron que se trata de una “reapropiación que siempre es comunitaria”.

En la misiva, también se refieren a la militarización del “Wallmapu”, indicando que durante el actual gobierno del Presidente Gabriel Boric la industria forestal habría “aumentado sus ganancias”.

“Estas medidas de Estado de Emergencia impuestas a quien más le ha servido es a la industria forestal”, aseguraron, y agregaron que “la resistencia y la reconstrucción del mundo Mapuche pasa por la autodefensa armada, como respuesta a tal dinámica y como táctica mínima para el desalojo de las expresiones del gran capital de nuestro territorio”.

“Reconstrucción tiene que ver con la autonomía y la economía de autogestión que se produce desde las recuperaciones territoriales”, complementaron.

/psg