En un escenario de desaceleración en el gasto de los hogares, la demanda por créditos de consumo también se ha ido moderando, mientras los bancos reportan mayores restricciones para el otorgamiento de préstamos en este segmento.

De acuerdo a los datos de las Encuesta sobre Créditos Bancarios del Banco Central, correspondiente al segundo trimestre, los estándares de otorgamiento de crédito no presentan cambios significativos en el segmento de hogares, aunque se percibe alguna restricción reciente en la cartera de consumo.

En esta última cartera, la fracción de bancos que señala condiciones más limitadas aumenta a 17% versus 8% registrado en el primer trimestre. Mientras, la fracción de entidades que reporta condiciones más flexibles disminuye a 0%.

En tanto, para los créditos de vivienda, la mayoría de los bancos no reporta cambios en el segundo trimestre (82%).

Las condiciones de oferta de crédito a grandes empresas y pymes se mantienen restrictivas en el período. La fracción de bancos que reporta estándares más exigentes para las grandes empresas es similar a la del trimestre anterior (46%), y para pymes disminuye desde 55% a 46%.

La oferta de crédito a empresas constructoras e inmobiliarias profundiza sus restricciones en el segundo trimestre de 2022. Así, la porción de bancos que reporta condiciones de otorgamiento de crédito más estrictas para las empresas constructoras aumenta desde 73% a 80% y para las inmobiliarias, desde 64% a 82%.

Demanda

La demanda de crédito en el segmento de hogares continúa atenuándose en consumo, mientras que se reduce la percepción de debilitamiento para la cartera de vivienda. Así, para el primer caso, disminuye el porcentaje de bancos que reporta un fortalecimiento (de 33% a 17%), y se mantiene la proporción de bancos que percibe una demanda acotada (50%).

Respecto a la cartera de créditos para la vivienda, la fracción de bancos que reporta una disminución de la demanda se reduce desde 73% a 46%, y se incrementa de 0% a 9% la proporción de entidades que reporta un fortalecimiento.

Por su parte, la demanda de crédito de grandes empresas y pymes se percibe debilitada, aunque para el primer caso esta tendencia es más atenuada que en el trimestre anterior. Para el segmento de grandes firmas, la proporción de bancos que reporta un debilitamiento de la demanda se reduce desde 77% a 31% y se incrementa ligeramente la fracción de bancos que considera que la demanda se fortaleció (de 15% a 23%).

En cuanto a las pymes, la demanda se percibe más limitada para un 27% de los bancos encuestados. Esta cifra es inferior a la del trimestre anterior (46%), mientras que la porción de instituciones que considera que la demanda se fortaleció es similar a la del período previo (9%).

Por sectores, la percepción de la demanda por parte de empresas inmobiliarias y constructoras continúa limitada en el segundo trimestre de este año. Para el primero, la proporción de bancos que percibe una moderación de la demanda disminuye desde 82% a 73% y aumenta la de aquellos que señalan un fortalecimiento (desde 0% a 9%).

En el caso de empresas constructoras, la porción de bancos que señala una demanda más debilitada desciende ligeramente a 60%, desde un 64% en el trimestre anterior.

/psg