Uno de los iconos del ataque a la sede del congreso federal de Estados Unidos recibió su condena. El llamado “Chamán de QAnon”, un grupo de ultraderecha y conspiracionista, recibió una sentencia a 41 meses de prisión. Un juez federal de Washington entregó su determinación a Jacob Chansley.

Se trata de un actor de 34 años que ingresó al Capitolio a pecho descubierto, con cuernos de bisonte, con un megáfono y una bandera estadounidense. El sujeto se volvió un símbolo del asalto y de las teorías extremas de los seguidores de Donald Trump. Ahora deberá pasar más de tres años en la cárcel.

Chansley, quien posee un pasado en la armada estadounidense, pudo recibir una sentencia por 51 meses de reclusión como pedía la fiscalía. La rebaja se debió a que se declaró culpable de obstruir un procedimiento oficial. El atacante quiso impedir la certificación en el senado del triunfo de Joe Biden.

En la sala del senado el llamado “Chamán de QAnon” incluso dejó una nota amenazante. “Es solo cuestión de tiempo, la justicia caerá sobre ti”, le dirigió al entonces vicepresidente Mike Pence. Por entonces era la bestia negra del trumpismo, por negarse a detener la designación de Biden como mandatario.

The New York Times señala que Chansley mantuvo su comportamiento errático estos meses, ofreciéndose incluso a testificar contra Trump. En televisión dio razones religiosas para justificar su ataque al Capitolio. Y los funcionarios médicos de la prisión le diagnosticaron esquizofrenia transitoria, trastorno bipolar, depresión y ansiedad.

/gap