Como ya es costumbre, todos los jueves el gobierno junto a personeros de las Fuerzas Armadas y de orden se reunieron para evaluar el Estado de Excepción en la Macrozona Sur. La cita es encabezada en esta oportunidad por el subsecretario del Interior, Manuel Monsalve y la ministra de Defensa, Maya Fernández.

Sin embargo, esta reunión de coordinación se dio en un contexto distinto al que se realizaron las citas anteriores. ¿La razón? La dura derrota legislativa que sufrió ayer el Ejecutivo en el Congreso, cuando la Cámara de Diputados rechazó el veto sustitutivo ingresado por la administración de Gabriel Boric al proyecto de Infraestructura Critica.

Es así como esta jornada el gobierno informó que recomendarán al Presidente pedir una nueva prórroga del Estado de Excepción para la Macrozona Sur, pero que no ampliará la medida para Los Ríos: “Hoy no se considera indispensable”, indicó. Esto a pesar de los últimos hechos de violencia en la zona y la petición de varias autoridades para que la herramienta también se extendiera a dicha región.

De hecho, este miércoles el subsecretario Monsalve estuvo en la zona para dialogar con las autoridades locales y conocer en terreno la situación, anunciando una serie de medidas en materia de seguridad.

“Estamos preocupados por lo que ocurre en la Región de Los Ríos, no lo minimizamos, como tampoco lo minimizan las autoridades de la región. Pero las decisiones de esta envergadura afectan a la región en distintos ámbitos, no solo en los ámbitos de seguridad, sino que también en los ámbitos de desarrollo. Y el problema de la Región de Los Ríos que hoy enfrentamos, por lo menos hay concordancia con la mayoría de las autoridades de la región de que por ahora requiere medidas que mejoren la seguridad, que muestren la voluntad de prevenir, controlar y perseguir estos delitos, pero que hay medidas que se pueden desarrollar para cumplir ese objetivo sin decretar Estado de Excepción”, explicó hoy Monsalve para justificar la decisión de no extender la medida.

La herramienta que rige actualmente en la Macrozona Sur acaba el 30 de julio, por lo cual se espera que el Ejecutivo ingrese prontamente la solicitud para que sea tramitada en el Congreso.

Revés en el Congreso

Si bien el veto del gobierno habría logrado sortear el Senado, en la Cámara no corrió la misma suerte. Es así como con rechazos de la oposición y algunos legisladores oficialistas, se rechazó la solicitud presidencial y con ello el proyecto.

Justamente esta iniciativa estaba siendo analizada por el Ejecutivo para ocuparla como reemplazo al Estado de Excepción que actualmente rige en la Macrozona Sur. De hecho durante la semana Siches ya había advertido que en caso de rechazarse el veto, tendrían que recurrir nuevamente a esta medida constitucional.

Pero la derrota de ayer en el Congreso significó también un duro golpe para los ministros del comité político del gobierno de Boric, ya que a pesar de haberse desplegado en el Parlamento y realizar diversas gestiones, no pudieron frenar la derrota en la Cámara.

La jefa de gabinete, en ese sentido, culpó a la oposición por la caída del veto: “Este no es un problema de contenido, sino, como ha quedado en evidencia acá, es un punto político que en este caso no daña al gobierno, sino que finalmente daña a las personas porque era un instrumento que podía ser útil”.

/psg