Con optimismo ven desde La Moneda la campaña de vacunación contra el COVID-19, ya que -hasta la tarde del jueves, 281.301 personas han recibido alguna de las dos fórmulas disponibles en el país (Pfizer/BioNTech y Sinovac), dejando a Chile en el primer puesto respecto al porcentaje de población inoculada en comparación a los países de Latinoamérica.

La población vacunada en Chile llega a 1,4%, por lo que el país lidera la inoculación en Latinoamérica, ya que el resto de los países no supera el 0,6%, como sucede en Argentina, el segundo país con más avances en la vacunación de su población.

Al 1 de febrero, último informe disponible, el gobierno de Alberto Fernández indicó que se habían vacunado 283.791 personas. Aunque mayor al número de Chile, esta cifra representa el 06% de los 45 millones de personas que viven en el país transandino.

En tanto Colombia, Perú, Paraguay y Uruguay aún no comienzan la campaña.

Chile 

  • Población total: 19 millones
  • Personas vacunadas: 283 mil

Ecuador

  • Población total: 17 millones
  • Personas vacunadas: datos no informados

Brasil

  • Población total: 210 millones
  • Personas vacunadas: 125 mil

Argentina

  • Población total: 45 millones
  • Personas vacunadas: 285 mil

Uruguay

  • Población total: 3,5 millones
  • Personas vacunadas: 0

Paraguay

  • Población total: 7 millones
  • Personas vacunadas: 0

Perú

  • Población total: 32 millones
  • Personas vacunadas: 0

Bolivia

  • Población total: 11,4 millones
  • Personas vacunadas: datos no informados

Colombia

  • Población total: 49,6 millones
  • Personas vacunadas: 0

La caída de Brasil

Cuando se anunciaban las primeras vacunas para enfrentar el COVID-19, Brasil anunció no solo que sería el primero de Latinoamérica en comenzar la vacunación de la población, sino que también fabricaría la vacuna de AstraZeneca unas 30 millones para enero de 2021. Sin embargo, eso no sucedió.

El gobierno brasileño se decidió por la exclusividad de AstraZeneca. Por eso, según explica CNN, no se optó por comprar las fórmulas de otros laboratorios como lo hizo Chile y otros países de Latinoamérica. La confianza recayó , confiando en su propio plan de vacunación.

Con el retraso de las pruebas, recién el 17 de enero Brasil otorgó la autorización de uso de emergencia de la vacuna, pero -por falta de ingredientes-, todavía no se puede producir. Los primeros informes dicen que actualmente hay unas 125 mil personas vacunadas, el 0,5% de los 125 millones de brasileños.

Atraso en Perú

Mientras Chile, Argentina y Ecuador ya comenzaron con el proceso de vacunación, otros países de Latinoamérica se han quedado rezagados: recién el viernes 9 de febrero llegará a Perú el primer lote de millón de vacunas COVID-19 de Sinopharm, una semana después de lo previsto.

Las autoridades agregaron –según consignó Gestión–  que se firmó un segundo contrato para la adquisición de medio millón de dosis que llegarán en febrero y de 1.5 millones en marzo.

El proceso de vacunación tendrá tres etapas, priorizando a los trabajadores de la salud. Sin embargo, el calendario aún no está establecido ya que está sujeto a cambios por parte de los laboratorios.

Escándalo en Ecuador

Pese a que el 20 de enero llegó un cargamento con 8 mil vacunas, el gobierno de Ecuador no ha informado de cuántas dosis se han aplicado a la población, todo en medio de una polémica que envuelve al ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos.

El 27 de enero, luego de que se conociera que el ministro vacunó a su madre, Zeballos dijo que “me valí de los 16 años que trabajé con el Centro de Control de Enfermedades (CDC) de EE.UU. y de contactos que logré. Ecuador más allá de limitaciones financieras ha estado entre los primeros en recibir vacunas de Pfizer”.

De acuerdo a El Comercio, las autoridades indicaron que llegarán 86 mil dosis de la vacuna de Pfizer para 17 millones de personas. Sin embargo, pese a que el primer cargamento ya está en el país, no hay reportes de quiénes han inoculados ni cuándo llegará el nuevo cargamento para la segunda dosis, la que debe inyectarse 21 días después de la primera inyección.

Uruguay y la incertidumbre

Si bien Perú no ha comenzado la campaña de acción, tienen un plan definido. Distinto es el caso de Uruguay, donde no hay certezas de qué vacunas llegarán ni cuándo comenzará la inoculación de las personas.

La propuesta gubernamental es que primero se vacune al personal de salud y a los servicios esenciales, a los adultos mayores de 65 años y a aquellos que tengan enfermedades graves

/Gap