Las autoridades de salud confirmaron un segundo caso sospechoso de fiebre Q, lo que ha derivado en la preocupación de los equipos de salud en la zona de la región de Los Lagos. Se trata de dos personas jóvenes que estuvieron en la zona realizando distintos trabajos con animales.

El primero conocido fue el de una veterinaria de 28 años que había estado en contacto con animales, novillos y realizando autopsia de estos. La joven de 28 años debió ser trasladada a la UCI de la Clínica Las Condes para ser conectada a oxigenación por membrana extracorpórea debido a la gravedad de la enfermedad. Según la autoridad sanitaria se encontraba “con un grave y severo distrés respiratorio”.

El segundo caso sospechoso es un técnico agrícola de 28 años que estuvo en contacto con la veterinaria asistiendo partos. El joven acudió a un servicio de urgencia luego de presentar sintomatología asociada a puntadas en la espalda, acompañadas de dolores respiratorios.

¿Qué es la fiebre Q?

La fiebre Q es una enfermedad causada por la bacteria Coxiella burnetii la que puede provocar una enfermedad aguda o incluso crónica. Se puede manifestar de forma asintomática, como una gripe, neumonía o hepatitis.

Las investigaciones han evidenciado que la gravedad y evolución de la fiebre Q depende del estado inmunitario de los pacientes. Pero en los casos más graves, puede provocar problemas en los pulmones, corazón, cerebro o hígado.

¿Quiénes son más propensos a contagiarse?

Al ser una enfermedad que se origina por transmisión de animales a personas, es común verla en trabajadores de la ganadería o veterinarios, como sería el caso sospechoso de Osorno.

Es que, al igual que el hanta virus, solo con la inhalación de polvo contaminado, gases o aerosoles se transmite esta enfermedad. Por lo que solo bastaría entrar a un corral con un animal contagiado para que se transmita la bacteria.

Por eso, las recomendaciones desde el Minsal son: utilizar elementos de protección personal, como guantes, mascarillas, pecheras y calzado especial; mantener el aseo de los elementos, manos e instalaciones que alberguen animales y a no consumir leche o productos derivados que no hayan sido pasteurizados.

¿Cuáles son los síntomas?

Desde que una se expone a la bacteria, esta se incuba durante 10 a 17 días en el cuerpo, provocando una variedad de síntomas, dependiendo de la gravedad. Los más recurrentes son:

  • Fiebre
  • Tos seca
  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular
  • Dolor torácico
  • Dolor abdominal
  • Erupción cutánea
  • Ictericia o color amarillo en los ojos y piel

/gap