El reciente estallido de la nova RS Phiuchi, situada en la constelación de Ophiuchus del cinturón ecuatorial, a aproximadamente 4.566 años luz de la Tierra, es tan intenso que puede ser observada a simple vista desde nuestro planeta, informa el portal Science Alert.

RS Phiuchi es un sistema binario integrado por una estrella enana blanca y una estrella gigante roja. Mientras giran una alrededor de la otra, la enana blanca acumula el material gaseoso que se desprende de su compañera, compuesto en su mayoría por hidrógeno.

Esa materia se agolpa en la superficie y acumula una cantidad colosal de energía hasta alcanzar tales niveles de presión y temperatura que acaba provocando una explosión termonuclear.

Pero a diferencia de otras novas, RS Phiuchi experimenta este tipo de explosiones de manera repetida cada cierto periodo de tiempo —de entre 15 y 20 años—, un fenómeno del que solo se conocen unos pocos ejemplos en nuestra galaxia.

La última vez que ocurrió un estallido de RS Phiuchi fue en febrero de 2006.

En cada oportunidad, la explosión hace que la materia sea violentamente expulsada hacia el espacio, alcanzando velocidades cercanas a los 2.600 kilómetros por segundo.

Tras ese momento de máxima luminosidad, RS Phiuchi languidecerá gradualmente en el transcurso de varias semanas hasta quedar invisible por completo.

/psg