El cometa 2I/Borisov, descubierto en 2019 por el astrónomo aficionado ruso Guennadi Borísov, es considerado el primer cometa interestelar conocido de nuestro sistema solar y el segundo objeto interestelar descubierto después del asteroide ‘Oumuamua.

Dos nuevos estudios de la luz que pasa desde la coma del cometa, la nube de polvo y gas que envuelve al 2I/Borisov mientras atraviesa el espacio, han revelado que es más prístino que cualquier otro objeto que jamás se haya visto.

En el marco de la primera investigación, publicada en la revista Nature Communications, un equipo de expertos encontró similitudes notables entre este objeto y el cometa Hale-Bopp, que fue perceptible a simple vista desde la Tierra en 1996 y 1997. Los científicos creen que Hale-Bopp estaba solo en su segundo paso por el sistema solar interior cuando fue observado, dado lo prístino e inalterado que estaba.

Sin embargo, el cometa 2I/Borisov es aún más prístino, por lo que los investigadores de este estudio creen que se formó en otro sistema solar y luego fue expulsado sin pasar cerca de otra estrella.

“El hecho de que los dos cometas sean notablemente similares sugiere que el entorno en el que se originó el 2I/Borisov no es tan diferente en composición respecto al entorno del sistema solar temprano”, explicó en un comunicado Alberto Cellino, coautor del estudio.

Las observaciones fueron posibles gracias al Very Large Telescope del Observatorio Europeo del Sur (ESO), localizado en el desierto de Atacama, al norte de Chile. Otro de los observatorios de ESO, el Atacama Large Millimeter / submillimeter Array (ALMA), se utilizó para el segundo estudio que se publicó en la revista Nature Astronomy.

El equipo dirigido por Bin Yang, astrónomo de ESO en Chile, estudió los gránulos liberados por el cometa cuando fue calentado por el Sol. Durante este proceso, el núcleo helado del 2I/Borisov desarrolló una coma, formada por partículas compactas de un milímetro de tamaño o más, según establecieron los expertos.

Los científicos también registraron que la cantidad relativa de monóxido de carbono y agua cambiaban a medida que el cometa perdía capa tras capa. Por ello, sugirieron que el 2I/Borisov está hecho de materiales que se formaron en diferentes lugares dentro de ese sistema estelar.

/psg