Dado que la piraña es un pez, podría ser razonable suponer que pueden ir a cualquier parte de la tierra. El mundo es un lugar grande, en su mayoría agua, entonces, ¿se pueden encontrar peces piraña en los océanos del mundo? Los expertos nos dicen que es completamente imposible. La piraña es indígena de la cuenca del Amazonas y vive en agua dulce. Los sistemas de agua en la región son todos de agua dulce y todos los océanos del mundo son de agua salada. Como son los mares del mundo. Un pez de agua dulce como la piraña no puede sobrevivir en agua salada.

El hábitat natural de las pirañas se limita principalmente al continente sudamericano, especialmente en la cuenca del Amazonas: el río Amazonas y sus afluentes están ubicados geográficamente en varios países que incluyen Brasil, Ecuador, Guyana, Perú y Venezuela. Están muy extendidos y habitan diversos hábitats tanto en sistemas lóticos (el agua está en constante movimiento) como lénticos (el agua está confinada en depresiones del suelo como lagos, estanques). Sin embargo, un censo marino descubrió una especie de agua salada que habita en aguas tropicales frente a la costa de Australia. La piraña que habita en el océano está estrechamente relacionada con la conocida piraña de vientre rojo. Por lo que abrió la posibilidad a que este tipo de peces pudieran aclimatarse a las aguas saladas. Y tal vez la evidencia la podríamos encontrar en una playa de Cataluña, España.

Misteriosos ataques

Recientemente se han registrado varios ataques de un pez desconocido en la playa de Sant Antoni de Calonge, situada en la Costa Brava. Más concretamente, ocho bañistas fueron atacados por sorpresa, mientras estaban parados en el agua, cerca del borde.

Los ataques provocan heridas leves en las piernas, parecidas a ampollas que en ocasiones pueden llegar a sangrar ya que la mordedura de este misterioso pez es poderosa. Estos ocho ataques tuvieron lugar en una franja de playa de aproximadamente 25 metros. Ante este fenómeno tan inusual, Iván Valencia, alcalde electo de Calonge, esgrime como explicación la subida de las temperaturas.

“Es una zona donde la temperatura es alta y quizás alguna especie que hasta ahora no teníamos se sintió atraída porque no hay mucho oxígeno en el agua”, explica Valencia al medio catalán Ccma.

¿Qué pez es el causante de estos ataques?

Hasta el momento nadie ha sabido identificar el misterioso pez que está mordiendo a los bañistas, pero algunos expertos creen que el culpable podría ser el pez ballesta (Balistes capriscus), un pez del que cada vez se habla más en las costas del Mediterráneo, especialmente en Francia donde se han registrado varios ataques.

Con una mandíbula de 14 dientes en la parte superior y 8 en la parte inferior, el animal puede atacar los tobillos y las pantorrillas de los nadadores si siente que su nido está amenazado. Se le atribuye un mordisco, a mediados de agosto pasado en Saint-Tropez, en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul del sureste francés. Si bien sus mordeduras no son peligrosas para los humanos (lo que le valió el apodo de “pequeños dientes de mar”), pueden ser dolorosas y deben desinfectarse.

“Todo esto se detendrá en cuanto baje la temperatura del agua”, explicó Pascal Romans del Observatorio Oceanológico de Banyuls a The Independent. «Una temperatura del agua un poco alta también contribuye a que esta especie sea más activa, y por ende más agresiva, ya que entra en un período de prereproducción, en este caso”.

Pero parece ser que no hay un consenso entre los expertos de la vida marina. Otros investigadores consideran que los culpables en el Mediterráneo son los peces sargo común (Diplodus sargus), que por lo general son de unos 10 a 15 centímetros de largo, pero puede alcanzar hasta 40 centímetros. Sin embargo, los peces más grandes tienden a permanecer en aguas más profundas y evitar el contacto con los humanos.

Por otra parte están los peces que muerden en el mar de Galilea, el llamado pez de san Pedro (Zeus faber). Aunque este tipo de pez no es nuevo en las aguas de la costa de Israel, la incidencia de mordeduras parece estar aumentando. Lo que está claro es que hasta el momento nadie ha sido capaz de identificar el misterioso pez de la Costa Brava, por lo que podría ser cualquier especie, incluida la posibilidad de que las pirañas se hallan adaptado a los océanos.

Original de mundoesotericoparanormal.com

/psg