Un portavoz del Ministerio de Defensa ucraniano afirmó este viernes que, según las estadísticas del Gobierno, un 70 % de los misiles lanzados por Rusia se dirigen contra “objetivos pacíficos”.

Oleksandr Motuzyanyk señaló, en declaraciones a la televisión ucraniana, que sólo el 30 % de los ataques rusos tienen como blanco objetivos militares, mientras que el resto son dirigidos “de forma deliberada” contra infraestructuras civiles.

“El criminal ataque con misiles de ayer contra el centro de una ciudad pacífica de Ucrania es otra prueba del genocidio totalmente demostrado de Rusia contra Ucrania,” afirmó el portavoz.

Con ello hacía referencia al ataque del jueves contra la ciudad de Vinnytsia, en el centro del país, en el que según las autoridades ucranianas perecieron al menos 23 personas, de las cuales tres eran niños, y más de un centenar resultaron heridas.

Motuzyanyk aludió a ataques similares contra ciudades como Mariúpol, Zaporiyia y Mikoláiv, en el sur de Ucrania, en las que murieron un gran número de civiles.

“Rusia debería ser reconocida como un estado terrorista,” subrayó el portavoz.

Indicó que la única forma de poner fin a estas agresiones es la vía militar, a través de la destrucción de los misiles enemigos, para lo cual son necesarios sistemas modernos de defensa antiaérea.

Moscú afirma que el objetivo del ataque de ayer en Vinnytsia eran unas instalaciones militares donde se estaba produciendo una reunión del mando de la Fuerza Aérea ucraniana con proveedores de armas extranjeros.

GAP