“Hay un mayor porcentaje de vendedores con la enseñanza media completa”. Esa es una de las conclusiones a las que llegó un estudio piloto de caracterización del comercio ambulante en el Barrio Meiggs, implementado por la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Chile (CNC) junto al Observatorio del Comercio Ilícito y que fue dado a conocer este miércoles por la CNC junto a la Delegada Presidencial de la Región Metropolitana, Constanza Martínez (CS).

El sondeo, que buscaba perfilar a los vendedores ambulantes que no pagan patente en el sector de Estación Central, arrojó que un 38,75% de los entrevistados cuenta con la enseñanza media o secundaria completa, de los cuales un 51,9% de estos correspondería a hombres y un 31,1% a mujeres.

En cuanto al ingreso mensual, el 74% de los encuestados señaló recibir un monto cercano a los $720.024 y $1.200.000 por jornadas de trabajo de lunes a sábado. En esa línea, el 42,5% declaró tener en promedio un ingreso diario de $30.001 a $50.000.

Otro de los hallazgos está en torno al género de los vendedores, en donde el 66,25% engloba mujeres, mientras que solo un 33,75% a hombres. De este total, se evidenció una mayor presencia de chilenos que extranjeros, salvo para el tramo etario de 18 a 29 años donde el número de población colombiana y venezolana superó a la nacional.

El estudio contempló un levantamiento de información cuantitativa y cualitativa entre el 4 y 9 de abril de 2022. Durante ese periodo se entrevistó a 80 vendedores ambulantes informales a través de un cuestionario de 32 preguntas, además de la aplicación de una pauta que resultó en 240 observaciones en la zona comprendida entre el eje Alameda, Exposición, Sazié y San Alfonso.

Si bien la investigación busca desentrañar el perfil de la comunidad que ejerce el comercio ambulante en la capital, la CNC anunció que cerca del 60% de las personas entrevistadas reside en comunas aledañas al punto donde se levantó la información: Santiago, Quinta Normal, Maipú y Estación Central.

Variación entre 2015 y 2022

El sondeo realizado este año llega a complementar la investigación sobre comercio ambulante que la CNC entregó en septiembre de 2015. El documento titulado “Estudio del comercio ambulante no autorizado en Santiago y sus implicancias en la seguridad pública” tuvo por objetivo general dimensionar el fenómeno del comercio ambulante no autorizado en seis zonas urbanas del Gran Santiago, para posteriormente “elaborar criterios orientados para la generación de políticas públicas que aborden esta problemática”.

La investigación destacó que durante 2015 el 41% de los vendedores ambulantes contaba con educación media o superior y el 64% afirmó que dicha actividad era su única fuente de ingresos. El estudio reveló además que ante la posibilidad de recibir un sueldo líquido, el 28% dejaría de ser vendedor, siempre que este sea mayor a 500 mil pesos (en 2022 es de 21,3%). Además, en 2015 el 49% no estaba dispuesta a dejar de ser vendedor ambulante, mientras que en 2022 el 32,5% no dejaría la venta ilegal por ningún tipo de sueldo.

Desde la Delegación Presidencial comentaron los cambios que se han generado en el perfil de los vendedores ambulantes, tras 7 años desde la primera investigación. Uno de estos es la nacionalidad y el nivel educacional. También se destaca la mayor proporción de inmigrantes en la última medición y el mayor nivel educacional en cuanto a que hay un mayor porcentaje de vendedores con la enseñanza media completa.

Desde 2015 a la fecha, no hay diferencias en la antigüedad laboral, siguen siendo en su mayoría menos de 5 años, pero llama la atención que en la última medición casi un tercio llevan menos de un año, dando cuenta de una constante rotación más que quedarse por mucho tiempo.

Además, sigue habiendo cerca de un 50% que es jefe de familia y el ingreso promedio diario también aumenta en torno al 50% nominal.

Los porcentajes también aumentaron en torno a las víctimas de delito durante estos últimos años, lo que ha provocado un cambio en la percepción de seguridad del barrio.

Por ejemplo, según la información de 2015, un 41% de los encuestados percibía como “poco peligroso” el sector que comprendía a vendedores ambulantes dentro de Santiago. Si bien en 2022, un 77,5% de los entrevistados señala no haber sido víctima de algún delito en los últimos meses en el sector, un 55% señala que el sector es muy peligroso. En el caso de las mujeres, este porcentaje llega a un 62,3%.

Intervenciones contra la delincuencia

El pasado viernes 20 de mayo, Carabineros realizó un operativo que consistió en el retiro y desalojo de la infraestructura, mercadería y comerciantes que se ubican de forma ilegal en el polo comercial de Meiggs. La intervención terminó con la confiscación de 23 toldos y tres armas blancas.

El operativo surgió tras una Mesa de Recuperación de Espacios Públicos que coordina Interior, donde participa la Delegación Presidencial Metropolitana, Carabineros, la Policía de Investigaciones, Aduanas, el Servicio de Impuestos Internos y distintas municipalidades, a raíz de las constantes denuncias de mafias que operan en el sector y los hechos de violencia que han remecido a la ciudadanía durante las últimas semanas.

A tres meses del acontecimiento, la Delegada Presidencial hizo un nuevo balance de las intervenciones que se han efectuado en comunas de Santiago y red de Metro, desde el 19 de mayo al 16 de agosto, donde se ha trabajado para expandir el plan de recuperación de espacios públicos a distintos puntos de la región.

En menos de tres meses se ha intervenido el Barrio Meiggs, nueve estaciones de Metro de Santiago tales como Estación Central, Unión Latinoamericana, Plaza de Armas y La Cisterna, y ahora último la Plaza de Maipú.

En Barrio Meiggs se han realizado 58.487 controles -tanto de identidad como vehicular-, se han detenido a 279 personas, además de la incautación de 16 armas, entre estas dos de fuego, una de fantasía y 13 armas blancas. Según los datos, debido a la intervención de Carabineros, los delitos de mayor connotación social tuvieron una disminución de un 93%, en relación a los meses de enero y mayo de 2022.

Frente a las acciones en las estaciones de Metro, desde el 19 de julio al 16 de agosto se han efectuado 2.409 controles de identidad, se han detenido a 13 personas y se ha comenzado un plan de especies decomisadas que ha avanzado en requisar artículos de vestuario, accesorios, tecnología y comida.

/psg