Las acciones cerraron al alza en Wall Street, recuperando más de sus pérdidas recientes, mientras la cuenta atrás se acerca a cero para un discurso muy esperado sobre los tipos de interés.

El S&P 500 subió un 1,4% el jueves. El Dow Jones ganó un 1% y el Nasdaq cerró 1,7% arriba.

Las acciones han oscilado entre las ganancias y las pérdidas desde que el lunes sufrieran su peor día en meses, ya que los operadores se abstienen de hacer grandes movimientos en general. La atención de Wall Street se centra en la cumbre económica de Jackson Hole (Wyoming), que ha sido el escenario de anuncios de la Reserva Federal que han definido el mercado en años anteriores. El presidente de la Fed tiene previsto hablar el viernes por la mañana.

Por su parte, una lectura revisada de la economía general sugirió que su contracción durante la primavera no fue tan grave como se pensaba. La economía se contrajo un 0,6% en base anualizada, según la segunda lectura preliminar del gobierno, más suave que el 0,9% dado en su estimación inicial.

El rendimiento del Tesoro a 10 años, que afecta a los tipos de interés de las hipotecas, cayó al 3,03% desde el 3,11% del miércoles.

Esto ayudó a las acciones que tienden a beneficiarse más de los tipos de interés más bajos, como las empresas de Internet y de tecnología. Las empresas cuyos beneficios tienden a estar estrechamente ligados a la fortaleza de la economía, como los bancos y los productores de materias primas, también ayudaron a liderar el mercado.

Los proveedores de servicios de telesalud se mostraron fuertes después de que Amazon cerrara su servicio interno de telemedicina para empleados. Teladoc ganó un 2,6%.

En el lado de las pérdidas se encontraban varias empresas que recortaron sus previsiones financieras para el año. La empresa de software Salesforce cayó un 5,1%, y el minorista de descuentos Dollar Tree cayó un 9,7%.

Varias empresas minoristas han recortado sus perspectivas recientemente, incluso después de haber obtenido en el último trimestre unos beneficios superiores a los previstos. Están luchando contra el aumento de los inventarios y de los costes, mientras que los clientes también se ven afectados por la inflación, especialmente los de menores ingresos.

Sin embargo, la atención de Wall Street sigue centrada en Jackson Hole, Wyoming, donde se reúnen economistas de todo el mundo para celebrar un simposio anual.

Ha sido el escenario de varios anuncios de la Reserva Federal que han definido el mercado en el pasado, y los inversores esperan que el presidente de la Fed, Jerome Powell, ofrezca mañana algo de claridad sobre el rumbo de los tipos de interés.

La Fed ya ha subido los tipos cuatro veces este año en sus esfuerzos por frenar la alta inflación, con la mayoría de ellos más grandes que la subida habitual, y los inversores quieren escuchar cómo se inclina para futuras subidas previstas. Powell hablará a la mañana el viernes, y también podría hablar de las medidas de la Fed para poner en marcha la “impresora de dinero” que utilizó durante la pandemia para impulsar la economía.

Las acciones se han disparado durante el verano por la esperanza de que la Reserva Federal pudiera ser más flexible en sus subidas de tipos de interés de lo que se temía, ya que los inversores veían indicios de que la elevada inflación del país podría estar cerca de su punto álgido. La esperanza era que la Reserva Federal podría reducir la magnitud de sus subidas antes de lo previsto y que, en última instancia, no subiría los tipos tanto como se pensaba.

Pero los recientes comentarios de una serie de funcionarios de la Fed han hecho retroceder esa narrativa, lo que lleva a la esperanza de una mayor claridad por parte de Powell el viernes.

(Con información de AP)

/psg