Blue Origin, la compañía espacial del millonario Jeff Bezos, ha anunciado la construcción de Orbital Reef, una estación espacial que hará realidad los sueños de “admirar la vista de los océanos de la Tierra” y que incluso ofrecerá oportunidades de excursión, motivo por el cual ya se construyen vehículos individuales.

Este nuevo hotel ‘extraterrestre’ podría estar listo a finales de esta década y estará financiado por Jeff Bezos. El estadounidense, de 57 años, pagará de su bolsillo todos los costes que deriven del servicio integral que pretende ofrecer Blue Origin: desde el trayecto hacia la zona de despegue hasta el servicio técnico, pasando por el entrenamiento y las pruebas médicas que sean necesarias.

“Una pequeña aldea”

La revolución que supondrá este nuevo hotel, supondrá un antes y un después en los viajes al espacio y, de hecho, Lindy Elkins-Tanton, vicepresidente de la NASA, invita a pensar en la estación como “una pequeña aldea”, en la que cada grupo de personas estará con distintas actividades. Mientras expertos e investigadores realizan sus labores, los turistas estarán en otros compartimentos destinados al recreo.

Pero no sólo se podrá disfrutar de la inmensidad del espacio desde dentro, sino que Orbital Reef permitirá las excursiones, donde cada persona podrá moverse en naves individuales. Los creadores hablan incluso de la posibilidad de nadar en arrecifes de coral en un estado de ingravidez.

Las reservas para experimentar esta curiosa manera de viajar al espacio ya están abiertas. A la espera de que los costes sean asequibles para todos los bolsillos, nos quedará ver cómo los millonarios disfrutan del hotel.

/