La inflación de Estados Unidos fue más firme de lo esperado en agosto, lo que probablemente mantiene a la Reserva Federal en camino de una tercera subida consecutiva de las tasas de interés en 75 puntos básicos.

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) aumentó un 0,1% con respecto a julio, después de que no hubiera cambios en el mes anterior, según mostraron el martes los datos del Departamento de Trabajo. Desde el año anterior, los precios subieron un 8,3%, lo que supone una ligera desaceleración.

La encuesta de Bloomberg estimaba que la inflación de agosto cayera 0,1%.

Por su parte, el llamado IPC subyacente, que excluye los componentes más volátiles de los alimentos y la energía, avanzó un 0,6% desde julio y un 6,3% desde hace un año. Todas las medidas superaron las previsiones. La vivienda, los alimentos y la atención médica fueron los que más contribuyeron al crecimiento de los precios.

La aceleración de la inflación indica que el coste de la vida sigue siendo elevado para los estadounidenses, a pesar de un cierto alivio en las gasolineras. Las presiones sobre los precios siguen siendo históricamente elevadas y generalizadas, lo que apunta a un largo camino hacia el objetivo de inflación de la Fed.

El presidente Jerome Powell dijo la semana pasada que el banco central actuará para lograr la estabilidad de los precios, y algunos responsables de la política monetaria expresaron su apoyo a otra subida de tipos históricamente grande. Los funcionarios han dicho que su decisión de la próxima semana se basará en la “totalidad” de los datos económicos que tienen a mano, que también ilustran un mercado laboral fuerte y el debilitamiento del gasto del consumidor.

Tras los datos, los rendimientos del Tesoro aumentaron, mientras que los futuros del índice S&P 500 cayeron y el dólar subió. Los operadores aumentaron las apuestas de que la Reserva Federal subirá los tipos de interés en tres cuartos de punto porcentual, ya que consideran que ese resultado está asegurado.

Antes del informe, varios pronosticadores de Wall Street, como Evercore ISI y Deutsche Bank AG, elevaron sus proyecciones hasta prever un movimiento de 75 puntos básicos.

/psg