Ucrania “cambió el rumbo de esta guerra a su favor” tras la contraofensiva relámpago en Kharkiv, a la vez que aumentan las probabilidades de que Rusia carezca de las fuerzas de reserva que necesita para reforzar sus defensas, aseguró el Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW, por sus siglas en inglés) en un informe.

“Las fuerzas ucranianas han infligido una gran derrota operativa a Rusia, recuperando casi todo el óblast [región] de Kharkiv en una rápida contraofensiva”, aseguró el grupo de expertos. “El éxito de Ucrania fue el resultado de un hábil diseño y ejecución de la campaña que incluyó esfuerzos para maximizar el impacto de los sistemas de armas occidentales como HIMARS” y buenas estrategias en el campo de batalla.

Por eso, si bien es probable que la guerra se prolongue hasta el próximo año, el centro de estudios con sede en Washington cree que “Ucrania ha cambiado el rumbo de esta guerra a su favor” y “probablemente dictará cada vez más la ubicación y la naturaleza de los grandes combates”.

En los últimos días, las fuerzas ucranianas tomaron el control de ciudades clave como Izyum y Kupyansk, lo que obligó a las tropas rusas a retirarse. Kiev ha estado progresando mucho más en su contraataque de lo que predijeron muchos analistas: este lunes anunció la liberación de varios pueblos, además de afirmar que había empujado a los invasores hasta la frontera en Kharkiv.

Un representante de Rusia en Kharkiv también admitió el lunes que las fuerzas ucranianas habían capturado asentamientos previamente controlados por los rusos en el norte de la región, abriéndose paso hasta la frontera con Rusia, y que las fuerzas ucranianas eran ocho veces más numerosas que las rusas y prorrusas durante la contraofensiva relámpago.

Según el ISW, las tropas invasoras “no pudieron organizar una retirada coherente” cuando las fuerzas ucranianas lanzaron su contraofensiva sorpresa en las áreas alrededor de Kharkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania.

La estrategia ucraniana de avanzar primero en la zona sureña de Kherson y atraer la atención de las fuerzas enemigas antes de abalanzarse sobre las líneas rusas más mermadas en el nordeste se ha considerado como una gran maniobra militar.

“La larga discusión de Kiev y luego el anuncio de una operación de contraofensiva dirigida al óblast de Kherson alejó a una cantidad considerable de tropas rusas de los sectores en los que las fuerzas ucranianas han llevado a cabo ataques decisivos en los últimos días”, dijo el ISW. “Las tropas rusas probablemente se retiraron del área a toda prisa, y las publicaciones en las redes sociales muestran tanques abandonados y otro equipo militar pesado cerca de Izyum, lo que indica que las tropas rusas no lograron organizar una retirada coherente”, agregó.

El ISW dijo que Moscú se encontrará cada vez más respondiendo a la “creciente presión física y psicológica de Ucrania en sucesivas campañas militares a menos que Moscú encuentre alguna forma de recuperar la iniciativa”.

Además, “es probable que Rusia carezca de suficientes fuerzas de reserva para completar la formación de una nueva línea defensiva a lo largo del río Oskil, como supuestamente está tratando de hacer antes de que las fuerzas ucranianas continúen su avance a través de esa posición si así lo desean”, aseguraron los expertos.

Por otro lado, el contraataque ucraniano en Kharkiv está tensando la relación del Kremlin con el Ministerio de Defensa, “alejando aún más al [presidente ruso Vladimir] Putin del alto mando militar”, según el ISW.

Este lunes, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, declaró que Putin ha pospuesto todas sus reuniones con el alto ministerio de defensa ruso en Sochi, una decisión extraña dados los recientes reveses de Rusia.

Perspectivas sombrías para las tropas rusas

El cambio de tendencia en la guerra fue confirmado por otros observadores internacionales que advirtieron de sombrías perspectivas para las tropas rusas. Era un gran contraste con los primeros días de combates, cuando las fuerzas rusas llegaron a las puertas de Kiev.

“Ante los avances ucranianos, Rusia probablemente ha ordenado la retirada de sus tropas de toda la provincia ocupada de Kharkiv al oeste del Río Oskil”, indicó el lunes el Ministerio británico de Defensa, que recogía un gran avance para Kiev. “Ucrania ha recuperado territorio del tamaño de al menos dos veces la región de Londres”.

El reporte británico añadió que eso probablemente socavaría aún más la confianza de las tropas rusas en sus comandantes.

Incluso en torno a Kherson, Rusia tenía problemas para que sus tropas cruzaran el Río Dniéper para frenar la ofensiva ucraniana, señaló el comunicado británico.

“Los rápidos éxitos ucranianos tienen implicaciones significativas para la estrategia operativa rusa en su conjunto. Es probable que la mayoría de las fuerzas en Ucrania se vean obligadas a priorizar acciones defensivas de emergencia”, añadió el reporte.

En un intento de frenar ese impulso, Rusia lanzó el domingo misiles a centrales eléctricas y otra infraestructura crítica, lo que provocó críticas inmediatas de Ucrania y Estados Unidos por centrarse en objetivos civiles.

/psg