El fuerte aumento en el precio de las gasolinas, las que alcanzaron máximos históricos la semana pasada, lo que llevó incluso al gobierno a tomar medidas para frenar la escalada alcista, se reflejó con fuerza en la inflación de julio.

De acuerdo a los datos dados a conocer este viernes por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) el Índice de Precios al Consumidor (IPC) subió 0,8% en el séptimo mes del año, duplicando las estimaciones de los analistas que apostaban por un alza de 0,4%.

Así en lo que va del año la inflación acumuló un aumento de 2,8%, mientras que en doce meses la expansión fue de 4,5%, superando la meta de 3% que tiene como objetivo el Banco Central.

En el mes, nueve de las doce divisiones que conforman la canasta del IPC aportaron incidencias positivas en la variación del índice, dos presentaron incidencias negativas y una registró nula incidencia.

Entre las divisiones con alzas en sus precios destacaron transporte con un aumento de 1,7%, y alimentos y bebidas no alcohólicas con un alza de 1%.

En tanto entre las divisiones que tuvieron descensos destacó vestuario y calzado con una caída de 0,4%.

Bencinas

Transporte anotó aumentos mensuales en siete de sus diez clases. La más importante fue combustibles y lubricantes para vehículos de transporte personal con un avance de 3,3%, mientras que transporte de pasajeros por vías urbanas y carreteras subió 3,1%.

De los 24 productos que componen la división, 15 presentaron alzas en sus precios, siendo el más relevante gasolina (3,1%), seguido de servicio de transporte en bus interurbano (8,4%).

En el caso de Alimentos y bebidas no alcohólicas tuvo alzas mensuales en sus once clases. La más importante fue carnes (1,7%), seguida de aguas minerales, refrescos, gaseosas y jugos de fruta (3,1%).

De los 76 productos que componen la división 52 anotaron alzas en sus precios, destacando carne de vacuno (3,0%), seguido de bebida gaseosa (3,6%).

/psg