El fiscal nacional Jorge Abbott, expresó “preocupación” por el aumento de los homicidios y por el violento escenario delictual que aqueja a Chile. En ese sentido, la autoridad expuso que los fiscales están incorporando nuevas metodologías en la persecución penal de los ilícitos, pero reconoció que existe un “problema de dotación” al interior del Ministerio Público que requiere ser trabajado.

Con respecto al nuevo escenario criminal, el persecutor indicó que tenemos “un aumento del delito de homicidio en los últimos años, particularmente en el último año y especialmente por la forma de comisión de los delitos de homicidio”. En ese contexto, Abbott explicó que las motivaciones sobre este ilícito se han transformado con el paso de los años.

“Hasta hace no mucho tiempo, Chile se caracterizaba por tener una muy baja tasa de homicidios, hoy seguimos con una tasa baja en relación a Latinoamérica pero es una tasa preocupante en términos del incremento del último tiempo. Lo que está ocurriendo es que nos encontramos con un fenómeno que hasta ahora era extraño en nuestra realidad, que tenemos un alto número de imputados desconocidos”, contextualizó.

El fiscal nacional advirtió que los actuales casos de homicidios ahora responden al fenómeno de crimen organizado que hay detrás. “Históricamente los homicidios se cometían en contextos familiares, de grupos humanos donde era posible identificar a los autores de esos hechos delictuales. Hoy con la difusión de bandas organizadas, con la aparición del sicariato nos encontramos que el número de imputados desconocidos aumentó de forma importante”.

Y agregó que aquellas conductas del crimen hacen que “la tasa de esclarecimiento se vea afectada”. Adicionalmente, la autoridad expuso que ahora los homicidios muchas veces tienen directamente relación con las encerronas, o más bien, con el robo violentos de vehículos. “Hoy día los homicidios se cometen, por ejemplo, con la intención de sustraer vehículos y comercializar posteriormente esos vehículos”, acotó.

Abbott también expuso que se ha registrado una baja en los números de vehículos que son recuperados tras ser robados, “lo que habla de que hay un mercado respecto del cual tenemos que abordar la investigación. Y por eso lo estamos haciendo desde el punto de vista del análisis criminal y los focos investigativos, y ya tenemos más de 10 focos en el área Metropolitana, precisamente donde estamos tratando de buscar cómo operan y se organizan las bandas que están detrás de este tipo de hechos”.

Si bien el persecutor afirmó que el Ministerio Público está moldeando sus estrategias para mejorar la persecución, también insistió en que “no necesariamente un mayor número de fiscales va a tener aparejada una mayor tasa de esclarecimiento. Los fiscales dirigen las investigaciones, pero quienes hacen las investigaciones son las policías y son precisamente las estrategias de investigación las que tienen que cambiar”.

En esa línea, defendió la labor realizada y la estrategia utilizada por los fiscales para perseguir los diversos crímenes, pero reconoció que existen materias a mejorar y que el Ministerio Público contiene un “problema de dotación” que debe ser mejorado con un nuevo plan de reforzamiento.

“Ayer me reunía con el ministro de Hacienda, y él hacia presente que probablemente, en la próxima administración del Ministerio Público, va a tener que formularse un nuevo plan de fortalecimiento del Ministerio Público, puesto que efectivamente tenemos un problema de dotación, respecto del cual el Estado también tiene que hacerse cargo con el objeto de mejorar la eficacia en la persecución penal”, zanjó.

/psg