Las mismas británicas informaron que más de 33,8 millones de personas han recibido la primera dosis de la vacuna contra la enfermedad, mientras que más de 13,2 millones ya han sido inoculadas también con la segunda, mientras ya llamaron para la vacunación a los mayores de 42 años.

Pero todos estos datos, estos números, son opacados por noticias como la que se conoció hace algunas horas, y que sacuden a la opinión pública. Esta vez fue la historia de un ingeniero de 27 años, sano y saludable, deportista, que falleció 20 días después de haber recibido la vacuna de AstraZeneca.

Jack Last, de 27 años, murió en el Hospital Addenbrooke en Cambridge el pasado martes 20 de abril, sólo 11 días después de ir de urgencia al hospital porque sufría fuertes dolores de cabeza.

Jack Last, de 27 años, murió en el Hospital Addenbrooke en Cambridge el pasado martes 20 de abril, sólo 11 días después de ir de urgencia al hospital porque sufría fuertes dolores de cabeza.

Según su familia, el ingeniero de Stowmarket, Suffolk, había sido sorpresivamente llamado para recibir su dosis de la vacuna de Oxford a pasar de no haber declarado ninguna afección subyacente.

A pesar de esto, fue a su turno en Trinity Park, en Ipswich, el 30 de marzo sin ningún problema, reveló su hermana Jasmine, de 32 años. Ahora, según el Daily Mail, su familia quiere saber por qué le ofrecieron la vacuna mientras espera los resultados de una autopsia para confirmar la causa de su prematura muerte.

“Lo único que sabemos es que cuando recibió el mensaje de Whatsapp para presentarse, nunca lo dudó, pero sí se preguntó por qué le tocaba. sin embargo fue por que él no era de hacer escándalos, no era su naturaleza”, afirmaron fuentes familiares.

Jack junto a Reggie, su sobrino.

Jack junto a Reggie, su sobrino.

La hermana de Last, Jasmine, le dijo a Mailonline: ‘Jack fue trasladado al Hospital Addenbrooke’s desde West Suffolk el 11 de abril, cuando comenzó a tener una hemorragia en el cerebro. Estamos esperando que se confirmen los resultados de la autopsia, pero creemos que su muerte estuvo relacionada con la vacuna. Era muy inusual que Jack se sintiera mal en absoluto. Que yo sepa, nunca había tenido un día libre en el trabajo debido a una enfermedad”.

Desde hace dos meses, la vacuna de AstraZeneca quedó en el ojo de la tormenta luego de que muchos países del mundo hayan suspendido su uso por casos relacionados de coágulos de sangre raros y potencialmente mortales en el cerebro, así como también casos de trombosis en las piernas.

Jasmine, madre del sobrino de cuatro años de Jack, Reggie, describió a su hermano como un ‘aventurero’ y dijo: ‘Hizo mucho con su vida. Era un hermano increíble. Vivía practicando deportes de todo tipo. Nos hacía felices a todos. No sé realmente cómo haremos para seguir adelante sin él”.

La semana pasada, el regulador de medicamentos del Reino Unido, MHRA, anunció que detectó 32 muertes en Gran Bretaña relacionadas con coágulos sanguíneos raros, de los 21,2 millones de personas que recibieron el jab de AstraZeneca hasta el 14 de abril.

/gap