La idea de presentar un documento de la Convención, haciendo presente un eventual indulto a los condenados o procesados por los supuestos actos delictivos, cometidos durante el movimiento social, no corresponde, desde el punto de vista jurídico o político.

Diferente es la situación de que, alguno de nosotros tome conocimiento de situaciones que exculpen al condenado o procesado, en cuyo caso no cabe otra conducta que hacer lo posible para poner en conocimiento de las autoridades competentes, los informes recibidos.

Desde otro punto de vista, me parece como una responsabilidad indiscutida, el que la Carta Fundamental debiera contener alguna consideración humanitaria, para que en nuestras cárceles no encontremos condenados mayores de 75 años, que no sean autosuficientes o padezcan de una enfermedad terminal.

Jorge Arancibia
Constituyente

/gap