El grupo de centroizquierda Amarillos por Chile había mantenido en duda la opción que apoyaría en el plebiscito de salida. Su definición sería luego de ver el borrador final y de que el proceso hubiera terminado. Sin embargo, en un nuevo «Especial Mirada Líbero», Mario Waissbluth, vocero de la agrupación, adelantó que optaron por el Rechazo al borrador de la Constitución.

«Hay una decisión tomada de Amarillos por Chile de salir a pelear por el Rechazo abiertamente«, sentenció el académico e ingeniero. Antes, confirmó «con un 110%» que, tras leer dos veces los 499 artículos, su voto también iba para esa opción.

«No quiero adelantarme a la exposición que va a hacer en pocos días más nuestro líder y presidente que es Cristián Warnken, pero ya está tomada la decisión por el Rechazo. Muy pronto un grupo de Amarillos va a salir con una declaración importante», afirmó el fundador de Educación 2020.

Y fue más allá. «Nosotros estaríamos felices de que nos den un espacio en la franja del Rechazo», dijo, aunque advirtió que no con la derecha.

¿Por qué votará Rechazo?

El borrador «contiene elementos muy problemáticos que pueden detonar un proceso de crisis política, económica, social y de violencia que supere con creces a la que motivó este acuerdo constitucional», escribió en una columna de opinión Waissbluth.

En el Especial Mirada Líbero, el académico ahondó en que «hay gravedades de corto y largo plazo». En el corto puntualiza la plurinacionalidad y descentralización «extremista», la vulnerabilidad del Poder Judicial, la facilitación de la violencia y el deterioro económico.

Sin embargo, aseguró que «la más letal de las propuestas constitucionales es el sistema político que va a generar un desastre». De acuerdo con el ingeniero, es gravísimo que la mayoría de las leyes se podrían aprobar por mayoría simple de los diputados presentes en la Cámara.

«Se va a poder eliminar la independencia del Poder Judicial por una votación de 29 contra 27 diputados que estén ese día presentes o la independencia del Banco Central, también van a poder aprobar una acusación constitucional a un juez porque su dictamen no les gustó», ejemplificó. «Eso es, a mi juicio, la generación de un país más inestable, con diputados con mucho más poder y menos control», agregó.

También calificó como grave la generación de una nueva figura judicial, la tutela de derechos. «Significa que si un ciudadano decide que no ha sido satisfecha su demanda de vivienda, por dar un ejemplo, le puede meter un juicio al Estado. Esto va a generar un carnaval de litigios de ciudadanos contra el Estado y se va a debilitar la acción del Gobierno», advirtió.

Para Waissbluth, el borrador solo representa «a un grupo extraordinariamente extremista que se apoderó de la Convención con un mecanismo bastante brutal. Los pueblos originarios y el Partido Comunista se reunieron y dijeron tú me apruebas lo mío y yo lo tuyo, sin cuestionar», detalló.

«Definitivamente tenemos que seguir un camino de nueva Constitución»
Waissbluth opinó que «la senadora Rincón y el senador Walker dieron un gran paso al presentar un proyecto de ley, al que espero que la derecha se sume». Se refirió a la iniciativa para reducir el quórum de 2/3 y 3/5 que contempla la actual Constitución para reformar la Carta Magna, a un quórum uniforme de 4/7.

Según Waissbluth, esto podría «bajar la presión» y que ya sea para el Apruebo o el Rechazo el Congreso pueda intervenir.

Si se aprueba el Rechazo, «lo que puede hacer el Congreso, ya sea solo o con expertos, es mejorar lo que hay hoy en la Convención», dijo. «En breves meses podría cambiar los peores aspectos y tener un proyecto que sea nuevamente plebiscitado», afirmó el ingeniero, quien advirtió que «hay un porcentaje significativo del borrador muy rescatable«.

«Si gana el Rechazo vamos a tener un Congreso que va a actuar, que puede sacar rápido un borrador, aprovechando las buenas partes del texto, no botando todo a la basura», concluyó.

«Hoy día no queda ni el 10% de la Constitución de Pinochet»

El integrante de Amarillos por Chile desmintió el argumento utilizado en algunas campañas del Apruebo sobre la Constitución actual. «Eso es jugar a la mentira», enfatizó. «A la Constitución de Pinochet se le han hecho 230 modificaciones. Hoy día no queda ni el 10% de ella. Que no me vengan a decir que lo que queremos nosotros con el Rechazo es volver a la Constitución de Pinochet, porque con eso están engañando a los jóvenes que no entienden», afirmó Waissbluth.

Sobre el mundo de centroizquierda que aún no define su opción para el plebiscito de salida, Waissbluth afirmó que hay parte de ellos que votan «a ciegas», por lo que «nuestra pelea tiene que ser con aquellos que están todavía indecisos».

A su vez, hizo un llamado a el Partido de la Gente, liderado por Franco Parisi, a pronunciarse. «Franco, tú sabes lo que nos estamos jugando con el Apruebo o Rechazo en este país. Si gana el Apruebo vamos a tener un ‘Transantiago constitucional’. Por favor señores del Partido de la Gente, muévanse», apeló.

Por Daniela Bas para El Líbero

/psg