El polémico mensaje de la diputada y presidente de Revolución Democrática (RD), Catalina Pérez, generó críticas hasta en la oposición. “En Chile la vida de un pobre no vale nada. ¿Cómo quieren que no lo quememos todo?”, fue el mensaje -con un fondo negro- publicado el domingo en Instagram por la legisladora del distrito 3 en medio de la investigación que desarrolla la Fiscalía para aclarar las circunstancias del homicidio del malabarista Francisco Martínez Romero en Panguipulli.

La muerte del joven gatilló una serie de protestas en la ciudad y que culminaron con la quema y destrucción de 10 edificios estatales, entre ellos el Registro Civil y la municipalidad de esa comuna de la Región de Los Ríos.

Las críticas al comentario de Pérez vinieron, primero, desde La Moneda. El subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, afirmó en T13 Radio que “el uso de los verbos no es menor. ‘Quememos’, es decir, ella se hace parte de la violencia; eso es especialmente grave”.

Desde la bancada parlamentaria oficialista se sumaron a las críticas los diputados Sebastián Torrealba (RN) y Juan Antonio Coloma (UDI). Torrealba anunció llevará el caso a la Comisión de Ética de la Corporación.

“Es simplemente incitar al odio y a la violencia y eso es inaceptable por parte de un parlamentario”. afirmó Torrealba.

Coloma hizo una paralelo con los años 60, afirmando que es la misma forma de ejercer violencia política: “Cada día son más parecidas, no dudan en incitar a la violencia, de renovación nada”.

El cuestionamiento a las declaraciones de Pérez también vino del ex DC René Saffirio, quien señaló que la intervención de la diputada “es la más absoluta irresponsabilidad”.

Daniel Verdessi, jefe de la bancada DC, calificó la declaración como “absurda”.

“Las instituciones que se queman como el Metro, Correos y la Municipalidad prestan servicios a los más pobres y vulnerables. Los ricos no andan en Metro y la oficina de empleos municipales no es para los ricos”, declaró el parlamentario a El Mercurio.

/gap