El 1 de marzo comienza oficialmente el año académico en los colegios. Y dada la pandemia, con la experiencia del año pasado a cuestas, los recintos han ideado distintas estrategias para que convivan las clases presenciales con las medidas de resguardo que obliga el coronavirus. Esto, a partir de las directrices presentadas por el Ministerio de Educación, tendientes a evitar aglomeraciones y contagios.

Si bien el Mineduc explicitó que “la modalidad presencial será la regla para 2021”, el plan de retorno a clases establece como pilar fundamental la voluntariedad. Esto implica que los apoderados tendrán cierta libertad para decidir si el alumno se incorpora o no de manera presencial. Por ello -y también por espacio físico-, la mayoría de los recintos funcionará con la modalidad de clases híbridas, en las que una parte del curso estará en aula y otra parte de manera online.

El Colegio Pedro de Valdivia de Peñalolén, por ejemplo, comenzará sus clases el 3 de marzo para la enseñanza media y el 8 de marzo para el resto de los alumnos. La rectora, Claudia Díaz, explica que trabajarán con un modelo híbrido en que las clases presenciales serán transmitidas vía streaming para los estudiantes que están en sus casas. “Los recreos serán en horarios diferidos en canchas y zonas de esparcimiento para evitar aglomeraciones”, añade.

El Colegio Alicante de La Florida partirá el 1 de marzo bajo una serie de restricciones sanitarias en sus accesos, como la prohibición de ingreso a los apoderados. Allí los cursos serán divididos en grupos de 20 alumnos de forma presencial, mientras el resto se conecta de manera virtual a la clase. Mientras, los miércoles la jornada será remota para todos, con el fin de sanitizar las salas y espacios comunes. Sobre el uniforme, el colegio informó que su uso no será obligatorio y se permitirá la asistencia con jeans y la polera del colegio.

Tecnología de punta

Según su sitio web, el colegio Bradford School, en Vitacura, tendrá clases híbridas que serán de manera simultánea. La clase se transmitirá en vivo para los alumnos que estén en sus casas, mientras una cámara de seguimiento acompañará los movimientos del profesor, lo que permite mayor interacción entre los estudiantes en sala y en modalidad online.

En Chile, empresas como Videocorp, Cynersis y Data Tech ofrecen este tipo de tecnología, la cual varía dependiendo de las necesidades y capacidades de cada colegio. En este sentido, Claudio Ojeda, gerente general de Adaptor Chile, explica que “el proyecto más completo consta de una cámara de seguimiento, un televisor para ver a los alumnos que están en sus casas y una cámara Kaptivo, cuyo sistema captura todo lo que el profesor escribe en la pizarra y lo envía a los alumnos que están conectados”. De igual manera, Ojeda recalca la importancia de la experiencia: “Los proyectos más básicos son para clases en las que el docente está sentado y solo necesita una webcam. Una clase con cámara de seguimiento ofrece una experiencia completamente diferente para los alumnos, con mayor interacción entre los participantes”.

Controles y mascarillas

En el colegio San Ignacio El Bosque, de Providencia, se combinarán las clases presenciales con las remotas, excepto para los estudiantes de prekínder a 2° básico, que asistirán “en modalidad de curso completo de lunes a viernes”, según lo publicado en su sitio web.

Mientras, el Colegio Calasanz de Ñuñoa fijó dos accesos diferenciados de los alumnos, por curso, además de horarios distintos, que van desde las 7.45 a las 8.15.

También, la Fundación Belén Educa -que reúne a 12 colegios de distintas comunas de Santiago- elaboró diferentes protocolos: uso de mascarillas, medición de la temperatura, desinfección de zapatos y delimitación en el piso para asegurar la distancia social entre los estudiantes. Pedro Larraín, director ejecutivo de la fundación, dijo que “acortamos las horas pedagógicas, pasando de 45 minutos a 30. Esto nos da la posibilidad de que todos los estudiantes del colegio puedan tener clases presenciales en horarios diferidos”.

El Centro Educacional Goyenecha, en la comuna de Renca, recibirá a sus alumnos con el modelo híbrido. Cada sala está equipada con una cámara web, una pantalla led para ver a los estudiantes que están online y un sistema de altavoces para que todos puedan escuchar al profesor. El director del recinto, Segundo Flores, detalla que “nada se compara a las clases presenciales, así que estamos preparados. En noviembre nuestros alumnos de enseñanza media tuvieron clases presenciales, así que ya contamos con esa experiencia, que fue muy positiva”.

Con todo, el presidente del Colegio de Profesoras y Profesores, Carlos Díaz, dice que es “poco realista” que comience el año escolar el 1 de marzo. “Las escuelas han estado cerradas, no se han visto trabajos de ningún tipo ni mejoras en infraestructura, tampoco las señaléticas que han decretado que van a estar”. Agregó que el retorno solo debería producirse cuando se vacune a la comunidad escolar.

Espacios comunitarios

Jorge Poblete, ministro (s) de Educación, explicó que el 100% de los colegios presentó sus planes de funcionamiento para clases 2021. “Las escuelas y liceos del país planificaron su año académico considerando aspectos sanitarios, pedagógicos y de organización de la jornada. Cada recinto educacional estableció medidas de distanciamiento, de acuerdo a su realidad local, considerando medidas sanitarias como el uso de mascarilla y alcohol gel”. Relató, además, que algunos recintos usarán espacios comunitarios para hacer clases, como patios, bibliotecas o salas de computación, y que se inyectaron $ 13 mil millones para estas mejoras.

/psg