Este lunes, el Gobierno deberá informar si mantiene o levanta el Estado de Excepción en la Macrozona Sur, medida que vence el miércoles 1 de junio.

El gobernador de la región del Biobío, Rodrigo Díaz, conversó sobre este tema en una nueva edición del programa Tolerancia Cero, donde afirmó que está absolutamente de acuerdo con que se renueve la medida en la zona.

Tras ser consultado sobre si prefiere que se amplíe más allá de las rutas y carreteras, el gobernador regional del Biobío manifestó que “yo prefiero que opere y funcione. Si eso significa que en el fundo Quidico hay un problema, más allá de si está en la carretera o no, la disposición del medio que estime el jefe de las fuerzas vaya y proteja. Prefiero que si hay una infraestructura que sea crítica, como las torres de alta tensión, sean atendidas”.

Rodrigo Díaz también se refirió a las declaraciones del líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), quien luego que el gobierno decretara Estado de Excepción en provincias del Biobío y en La Araucanía, realizó un llamado a “organizar la resistencia armada por la autonomía del territorio”.

“Creo que las expresiones de Héctor Llaitul son constitutivas de delito, están tipificadas en la Ley de Seguridad del Estado”, manifestó.

“Sí existe el crimen organizado en la zona. Hay una organización criminal que se dedica a robar madera, que maneja alrededor de 100 millones de dólares en madera robada”, agregó.

“En los camiones que pasan por las rutas de nuestra región usted puede distinguir dos tipos: los que van con madera legal y los que van con madera ilegal. Se diferencian físicamente. El que va con madera ilegal va sobredimensionado, sin patente y con una bandera mapuche”, indicó.

Para controlar la violencia en la zona, el gobernador del Biobío destacó que “la primera medida concreta es que asumamos que el Estado es una serie de organismos autónomos que deben actuar sinérgicamente. Solo actuando desconectadamente, la verdad es que vamos a seguir teniendo solo derrotas”.

/psg