Justo detrás de nuestra galaxia existe una amplia zona de espacio que no podemos observar debido a que la propia Vía Láctea nos lo impide. Los astrónomos la conocen como ‘zona de evitamiento’ o, más sencillamente, como ‘zona vacía’. Se trata de una auténtica ‘región fantasma’, un punto oscuro en nuestro mapa del Universo. Y un punto grande, que abarca entre el 10% y el 20% de todo el cielo nocturno.

Esa vasta región queda fuera del alcance de la mayor parte de los telescopios porque el bulbo central de la Vía Láctea bloquea la visión. Sería como querer ver lo que hay al otro lado del edificio que tenemos justo enfrente. Por eso, hasta el momento los científicos han recabado poca o ninguna información acerca de esta misteriosa región del Universo, y no existe un mapa detallado que nos muestre lo que puede haber allí. Pero un equipo internacional de investigadores ha conseguido ahora ‘echar un vistazo’ a la zona vacía, y lo que ha encontrado en ella les ha dejado con la boca abierta: una gigantesca estructura formada por decenas de galaxias individuales. El estudio, que se publicará próximamente en ‘Astronomy and Astrophysics’, puede consultarse ya en el servidor de prepublicaciones ArXiv.

El centro de nuestra galaxia es enormemente denso. Allí, de hecho, se concentra el mayor número de estrellas, rodeadas por enormes nubes de polvo y gas, tan densas que no permiten el paso de la luz de los objetos que hay detrás. Pero los astrónomos tienen a su disposición instrumentos que empiezan a ‘ver’ a través de esa muralla: los telescopios de infrarrojos. La radiación infrarroja no es visible por el ojo humano, pero es lo suficientemente poderosa como para que su brillo atraviese las espesas nubes del centro galáctico.

Un centro de gravedad

Desde hace años, numerosos astrónomos han tratado de estudiar por ese medio la zona vacía, y aunque han encontrado allí un buen número de galaxias individuales, no habían conseguido relacionarlas entre sí y observar estructuras a gran escala. Pero ahora, un equipo de investigadores dirigido por Daniela Galdeano, de la Universidad Nacional de San Juan, en Argentina, ha combinado los datos de las más importantes campañas de observación en infrarrojos y ha revelado la más enorme de las estructuras vistas hasta ahora en la zona vacía.

A 3.000 millones de años luz de la Tierra, la misteriosa estructura parece ser un gran cúmulo de galaxias unidas por un centro común de gravedad. Los investigadores contaron hasta 58 galaxias diferentes, todas agrupadas en una pequeña porción de la zona vacía. Sabemos que los cúmulos de galaxias se encuentran entre los mayores objetos del Universo, pero debido a la gran distancia y a las múltiples obstrucciones y dificultades para la observación, ha sido imposible determinar cómo de grande y masivo es el cúmulo recién descubierto.

Sin embargo, el solo hecho de haberlo detectado indica que empezamos a tener la tecnología necesaria para estudiar esta zona fantasma y hasta ahora inaccesible. Próximamente, nuevas observaciones en infrarrojos, entre ellas las del Telescopio Espacial James Webb, ayudarán sin duda a los científicos a descubrir los secretos que se ocultan al otro lado de nuestra galaxia.

/psg