En medio del escenario de desaceleración de la actividad económica y alta inflación, la presidenta del Banco Central, Rosanna Costa, señaló que no espera que el país vaya a enfrentar en el corto plazo una estanflación, proceso caracterizado por un estancamiento en el crecimiento unido a un alto nivel en los precios.

“Hay distintas realidades en el mundo yo me voy a centrar en nosotros, en la medida que controlemos la inflación a tiempo, en la medida que empezamos tempranamente a aumentar la tasa de interés y que logremos rebalancear luego en nuestra economía, lo que vamos a observar es algún periodo en el tiempo cronológico que vamos a tener inflación alta y vamos a estar viviendo este ajuste por el lado de la producción, fenómeno que yo no llamo estanflación”, afirmó.

Sin embargo, afirmó que “si eso persiste en el tiempo y se queda sostenidamente una situación de caída en la producción e inflaciones altas, eso ya pasa a ser un proceso de estanflación”.

En cuanto al impacto del alza del dólar en la inflación Costa indicó que “los mercados están reaccionando con mucha sensibilidad tanto a datos como a declaraciones de las autoridades y el dólar se ha fortalecido en la medida que la incertidumbre global crece”.

En este contexto indicó que si bien el peso chileno ha tenido una caída importante su valor se redujo respecto de los máximos por sobre $1.000 pesos de hace algunas semanas, aunque su valor actual sigue estando por sobre lo registrado al momento de la publicación del Informe de Política Monetaria (Ipom) de junio, cuando cuando oscilaba en torno a $820.

Agregó que la magnitud del alza del dólar menor es menor que hace algunas semanas atrás, pero que las expectativas de inflación han seguido aumentando.

Al respecto enfatizó que “la decisión de intervenir no guarda relación con un objetivo inflacionario, pues el instrumento para controlar la inflación es la tasa de interés no es el tipo de cambio”.

Costa advirtió que “las fuerzas y riesgos para la inflación apuntan casi exclusivamente al alza, el Banco Central, tiene un objetivo claro, la inflación debe bajar a niveles coherentes con la meta de inflación de 3% dentro del horizonte de política monetaria de dos años y haremos lo necesario para que ello ocurra”.

Para ello, reiteró lo señalado por el instituto emisor tras su última reunión de política monetaria de inicios de junio, respecto a que serán nuevas alzas en la Tasa de Política Monetaria (TPM).

“Sin duda que tenemos una tasa que ha llegado a niveles elevados que no son inocuos, estos efectos para la economía”.

Precisó que el Ipom de junio prevé “una contracción por varios trimestres en la actividad, lo que es parte de la respuesta necesaria para ajustar los excesos de gasto que se observaron el año pasado, a niveles que sean sostenibles dado nuestro real potencial productivo”.

“Nuestro compromiso es que seguiremos realizando todas las acciones necesarias para lograr el objetivo de reducir la inflación a niveles compatibles con la meta, ese es el mejor aporte que el Banco Central de Chile hace al pais”, aseveró.

Nueva Constitución

En cuanto a la propuesta de Nueva Constitución que será votada en el plebiscito del 4 de septiembre, Costa reiteró que el Banco Central no entregará una opinión más allá de las ya emitidas en el marco del proceso constituyente.

“El Banco Central como entidad autónoma durante todo el proceso constitucional lo que ha hecho es ser muy institucional, primero nos comunicamos con la Convención y dijimos que íbamos a usar los canales institucionales y comunicamos a través de esos canales opiniones, no sobre que es lo que nos gustaría sino que, que elementos a favor o en contra se podrían sopesar y cada una de las normas que se estaban analizando”.

“Durante todo este proceso no nos compete a nosotros opinar sobre algo del cual va a opinar la ciudadanía”, aseveró.

Costa recordó que el marco del proceso constituyente el instituto emisor expuso en dos ocasiones y además dio a conocer sus opiniones por escrito.

/psg