Cinco son los niveles de alerta que el Departamento de Estado de Estados Unidos (EE.UU.) tiene definidos para recomendar o no la visita a otro país: “Ejercer precauciones normales”, “ejercer mayor precaución”, “reconsiderar viaje” y “no viajes” ¿Dónde está Chile? En el nivel dos, “ejercer mayor precaución”.

Así da cuenta la última actualización -del 4 de octubre- de las alertas emitidas por Estados Unidos a sus compatriotas que decidan visita nuestro país, donde la Oficina de Asuntos Consulares del Departamento de Estados abordó en detalle las consideraciones que deben tener, dada la realidad nacional en materia de seguridad.

Por lo mismo, al catalogar a Chile en el nivel dos -Argentina, por ejemplo, está en el nivel uno y Perú en el tres- se le recomienda al viajante que “tenga mayor precaución en Chile debido a los disturbios civiles”. Enseguida, en el “resumen del país”, agrega: “Periódicamente ocurren manifestaciones a gran escala en Santiago y otras ciudades de Chile. Las manifestaciones pueden tener lugar con poco o ningún aviso y, a menudo, provocan interrupciones en el transporte, incluido el servicio en los autobuses públicos y el Metro de Santiago”.

Luego de eso, la alerta de esta importante oficina gubernamental de Estados Unidos, detalla la situación del país en materia sanitaria, los requisitos que hay que tener para obtener una visa y, cómo no, la “seguridad y protección”.

En este ítem, advierten, primero sobre las protestas: “Las manifestaciones ocurren con frecuencia, especialmente el 29 de marzo, el 1 y 21 de mayo y el 11 de septiembre. Aunque la mayoría son pacíficas, pueden volverse violentas. Evite las demostraciones si es posible. Las huelgas también son comunes y pueden causar importantes retrasos en los viajes, especialmente si viaja a áreas remotas, como Isla de Pascua, Punta Arenas y Chiloé”.

Los últimos eventos de colocación de artefactos explosivos también es mirado con preocupación por Estados Unidos. Tanto así que generaron una alerta al respecto y sea un elemento a considerar por sus compatriotas.

“Los grupos anarquistas han colocado artefactos explosivos e incendiarios en espacios públicos de Santiago, como cajeros automáticos, estaciones de metro e instalaciones gubernamentales. Permanezca alerta y evite paquetes sospechosos o desatendidos”, señalan las autoridades norteamericanas en el sitio web del Departamento de Estado.

Atentados, asaltos y robos

Otro factor que se tomó en consideración fue la situación en La Araucanía, región que constantemente es escenario de atentados y ataques incendiarios. Por lo mismo, el gobierno ha pedido renovar el estado de excepción en diez ocasiones.

El Departamento de Estado se refiere al “conflicto en La Araucanía”, como una situación donde “algunas personas o grupos que alegan afiliación con la comunidad indígena mapuche han buscado reparación”.

En esa misma línea, agrega que esta búsqueda, incluye, la quema de iglesias, “casas y pastizales, y atacando camiones, autobuses y maquinaria agrícola/madera, causando destrucción de propiedades, lesiones y muertes. Si bien se han dirigido principalmente a corporaciones forestales y propietarios de tierras, debe tener cuidado en la región de la Araucanía”.

Por último la realidad delictual del país también fue analizada, donde se recomienda a los turistas mantener sus bolsos cerca, tomar precauciones al usar sus tarjetas de crédito y también al momento de tomar buses hacia el norte.

Estados Unidos lo clasifica así: “Si bien el entorno de seguridad es generalmente seguro, la delincuencia callejera, los robos de vehículos, las estafas telefónicas y los allanamientos de morada son comunes, especialmente en Santiago, Valparaíso, Viña del Mar, Antofagasta, Calama e Iquique”.

Además, se le pide a sus connacionales que visiten Chile, tener cuidado al recorrer las cercanías del Cerro Santa Lucía, el Cerro San Cristóbal, el Mercado Central, la Plaza de Armas, Bellavista y el Barrio Lastarria, “u otros sitios turísticos populares, ya que los carteristas y atracos ocurren con frecuencia”.

En este punto agregan que “se han sustraído bolsos y bolsos pequeños en vestíbulos de hoteles, lugares turísticos concurridos, el metro de Santiago, taxis y respaldos de sillas y pisos en bares, restaurantes y cafés. Los robos de vehículos son un grave problema en Valparaíso y el norte de Chile (desde Iquique hasta Arica). Los ladrones han pinchado los neumáticos de los coches de alquiler para distraer a los extranjeros y robarles sus pertenencias”.

/psg