El ministro de Relaciones Exteriores, Andrés Allamand, se mostró autocrítico frente a la polémica que provocaron sus dichos sobre la vacunación contra el coronavirus para migrantes irregulares, los que tuvieron que ser aclarados por el titular del Salud, Enrique Paris, y el del Interior, Rodrigo Delgado.

Todo surgió luego que la televisión peruana promocionara el “turismo médico” para recibir las inoculación gratuita en nuestro país. Debido a esto el Gobierno realizó algunos ajustes en su programa de inmunización, los que fueron anunciados por el canciller.

“Los extranjeros que hayan entrado con una visa de turista no van a poder vacunarse (..), las personas que estén en el país en situación irregular tampoco”, señaló el ex senador de RN por aquel entonces, generando críticas y posteriores aclaraciones por parte de los otros ministros.

Días después del impasse, y en una entrevista a El Mercurio, Allamand admitió que tuvo problemas para explicar las acciones que tomaría el Gobierno para evitar el turismo de vacunación.

“Debí ser más claro para explicar que las personas que se encontraban en una situación irregular y que se habían autodenunciado o habían efectuado trámites ante Fonasa, debían desde ya entenderse incorporadas a la población objeto de vacunación. Incluso, quise decir que las personas que están en situación irregular podían acceder a la vacuna mediante un simple expediente de que están intentando regularizar su situación. Pero no quedó claro”, señaló.

Sobre las diferencias al interior del Gobierno, el ministro explicó que “hubo una instrucción inicial y posteriormente la autoridad sanitaria estimó que era necesario complementar la resolución con una nueva nueva”.

Allamand finalmente dio por superado el tema y aseguró que las dudas por el tema migratorio “no pueden empañaran campaña extraordinariamente exitosa, elogiada de forma unánime”.

/psg