El título de la versión inglesa del alabado -y seleccionado esta semana en la lista larga del Booker Prize International- libro del chileno  Benjamín Labatut, Un verdor terrible, no sólo trasluce el talento comercial de los editores anglosajones sino que no puede ser más ad-hoc para estos tiempos: Cuando dejamos de entender el mundo. Hay algo actual en esa frase. Después de todo, estamos viviendo un cambio de Era que la pandemia vino a enredar aún más y nadie se atreve a adelantar cómo será el futuro que viene. La pandemia, además, no da tregua y las nuevas variantes, inquietan. Ya lo habían advertido: la segunda ola de la gripe española fue peor que la primera. La historia siempre rima, como decía Mark Twain.

Y en medio de este escenario, Brasil sigue batiendo records y asustando a sus vecinos con la propagación de variantes del virus –sin contar la crisis política que ha desatado- mientras en Chile sumamos más días superando los 7.000 contagios y un creciente colapso de clínicas y hospitales. Ya vamos por el millón de contagios ¿Y el efecto de la vacuna, cuándo? se preguntan no sólo aquí, sino también en varios medios internacionales que ahora, se cuestionan porqué, pese al ejemplar proceso de vacunación, el país vive el peak de contagios de toda la pandemia. “¿Exitismo?”. En el gobierno aseguran que para mediados de mayo tendremos a más de 7 millones vacunados con las dos dosis. El proceso avanza.

/gap