“Serán electos/as como voceros/as las siete primeras mayorías relativas, con criterio de corrección plurinacional. Cualquier convencional constituyente podrá postularse como vocero/a, con hasta un día hábil de anticipación a la votación. Los/as voceros/as participarán en las reuniones de la Mesa y colaborarán con la gestión de la convención en las tareas asignadas por la Presidencia. Las funciones y atribuciones de las vicepresidencias adjuntas serán determinadas en deliberación posterior en el pleno de la convención”.

Ese es el detalle del mecanismo de votación para elegir a las siete nuevas vicepresidencias que fueron aprobadas la semana pasada y que hizo circular ayer la mesa de la Convención Constitucional presidida por Elisa Loncón y Jaime Bassa, a través de una propuesta preliminar de reglamento provisorio y que llegó a manos de todos los constituyentes.

El planteamiento da cuenta de una idea que ha cobrado fuerza en ciertos sectores del órgano constituyente -incluyendo a la representante mapuche y al frenteamplista- para que en la conducción tengan representación todos los sectores, incluso aquellos minoritarios como Vamos por Chile, Independientes No Neutrales, la Lista del Apruebo, entre otros.

El hecho de que se realice una sola votación y no se replique el diseño en que se eligió la actual testera –donde se hicieron votaciones sucesivas por mayoría absoluta para llenar los cargos– permitiría que dichas fuerzas puedan participar en la toma de decisiones.

Según quienes han conversado con Bassa -quien ha encabezado las conversaciones para lograr un acuerdo que viabilice ese esquema-, el constitucionalista cree que este permitirá dotar de mayores garantías al proceso y mejorar el diálogo con alianzas que hoy parecieran aisladas.

Pese a que el punto fue pospuesto -en la propuesta formal que se hizo al pleno ayer se optó por plantear solo el mecanismo de integración de las comisiones de ética, reglamento y presupuesto, además del comité externo de asignaciones-, el tema ya ha generado debate en los distintos sectores. Y, de hecho, ya ha evidenciado diferencias en la izquierda.

Más allá del sistema de votación, el tema que venía generando debate al interior del sector era la posibilidad de incluir a la derecha en la mesa directiva, situación que muchos de ellos calificaban como un “dilema”. Varios en la izquierda veían con buenos ojos el hecho de tener un representante de Vamos por Chile en esa instancia, sin embargo, les complicaba “aparecer” votando por alguno de sus candidatos.

Por eso mismo, entre quienes se mostraban favorables a esa idea cayó bien la propuesta de la mesa de Loncón. Siguiendo la línea de Bassa, desde el Frente Amplio transmitieron estar de acuerdo con ese sistema. “Me parece que hace sentido esta votación en la que las mayorías queden representadas, porque eso permite justamente que quienes formen parte de la mesa representen a distintos sectores”, sostuvo la RD Amaya Álvez.

En la misma línea se mostraron desde Independientes No Neutrales (INN). “No se trata de incorporar a la derecha, si uno hace una votación simultánea salen todos los grupos que están representados dentro de la convención”, manifestó Benito Baranda, mientras que su par de la Lista del Apruebo, Fuad Chahin, aseguró que “la Convención Constitucional tiene una gran legitimidad producto de la diversidad que está expresada en los 155 convencionales. Y creo que esa diversidad tiene que tener un reflejo en la mesa, en la conducción”.

Al interior del Colectivo Socialista, en tanto, se dieron distintas posturas. Según fuentes de ese bloque, pese a que los constituyentes se estarían inclinando por abrirse a la posibilidad de que entre la derecha a la mesa, aún no tendrían un acuerdo entre ellos. “Estamos discutiendo y vamos a seguir teniendo reuniones precisamente para definir un método de votación que sea lo más justo posible”, manifestó el convencional PS Pedro Muñoz, quien, aseguran en esa orgánica, sería la carta de los socialistas para la mesa.

Por su parte, en la Lista del Pueblo tampoco tendrían una postura unánime sobre el tema. Según explican desde ese bloque -quienes postularían a Rodrigo Rojas Vade a ese cargo-, el tema ha generado debate entre sus constituyentes, aunque se inclinarían por mantener el sistema de votación que se utilizó para la elección de Loncón y Bassa. “Hay gente que está a favor, hay gente en contra. Si entra la derecha le daríamos una legitimidad al proceso, pero es más importante la fuerza que tomen los independientes, de eso estoy más preocupado”, aseguró el convencional Cristóbal Andrade.

En el PC -colectividad que impulsaría a Bárbara Sepúlveda como vicepresidenta-, en su mayoría se manifestaron en contra de la propuesta de la mesa. Desde esa colectividad, el convencional Marcos Barraza señaló que “hasta ahora la derecha ha mostrado una actitud obstruccionista respecto de la convención (…) En ese sentido, privilegio la integración en la futura mesa de fuerzas transformadoras, democráticas, que quieren el cambio constitucional y que han sido coherentes desde antes de la convención”.

/gap