“Anuncio que votaré Rechazo y exhorto a todos quienes comparten esta posición a comprometerse para cumplir con los objetivos del Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución de noviembre de 2019, de contar con una Nueva Carta Fundamental. En tanto, Rechazo con un llamado a identificar aquellos aspectos de la propuesta de la Convención que deben ser parte de un acuerdo amplio sobre una reforma constitucional, que los incorpore en el menor plazo posible”.

Con esas palabras, mediante una carta, el expresidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle (DC) confirmó que rechazará la propuesta de una nueva Constitución en el plebiscito de salida del 4 de septiembre.

En la misiva, el exjefe de Estado expresó que “tengo discrepancias insalvables sobre varios contenidos de esta propuesta, los que considero comprometen la paz, el desarrollo y la prosperidad de nuestro país. Me limitaré a profundizar cuatro asuntos principales”.

Una decisión que se da a conocer en una semana en que múltiples figuras políticas se han sincerado por alguna de las dos alternativas, y a dos días de la Junta Nacional de la DC en la que se determinó apoyar institucionalmente al Apruebo por un 63%, versus un 36%.

Aquel acuerdo, sin embargo, no ha estado exento de tensiones y amenazas de fracturas por las diversas visiones que ciernen a la colectividad, ni tampoco dejó a todos contentos. Si bien se estableció el respeto a la libertad de conciencia, algunos aspiraban a obtener libertad de acción, una idea a la que también era cercano el exmandatario.

De hecho, la postura de Frei ya había sido adelantadas a fines de junio, cuando justamente él junto a otros ochos expresidentes del partido falangista enviaron una carta al actual timonel y alcalde de La Granja, Felipe Delpin, solicitando libertad de acción a sus militantes de cara al referéndum constitucional.

Tanto Eduardo Frei como Michelle Bachelet han sido los únicos en explicitar su postura frente al plebiscito constitucional. El 18 de mayo, la ex jefa de Estado señaló -en diálogo con la agencia Bloomberg- que esperaba “que se apruebe el borrador” de la nueva Constitución.

En tanto, Ricardo Lagos ha realizado diversos gestos durante los últimos días. El martes publicó una carta en la que si bien no socializó estar por el Apruebo ni por el Rechazo, advirtió que ni la actual Constitución ni el texto emanado de la Convención Constitucional logran consenso, por lo que ambas -independiente cuál triunfe- deberán contemplar futuras reformas. Mientras que en entrevista con La Tercera -que se publicará completa en LT Domingo el 10 de julio-, el exmandatario explicó que evitó un pronunciamiento taxativo sobre el plebiscito porque ve “el deterioro en la capacidad de entendimiento del país”.

Por su parte, Sebastián Piñera, ha mantenido silencio sobre el tema. Desde su sector sostienen que es mejor que no explicite aún su preferencia y que no se vuelque oficialmente por el Rechazo en estos días, ya que estratégicamente conviene que sectores de centroizquierda y ajenos a la política opinen.

/psg