“Son acciones agravantes para lo acordado en junta nacional y rompen no solo la fraternidad partidaria”.

Este fue el argumento que dos militantes de la Democracia Cristiana (DC) ocuparon para pasar al Tribunal Supremo (TS) del partido al expresidente Eduardo Frei, a los senadores Ximena Rincón y Matías Walker, además del exconvencional constituyente, Fuad Chahin por anunciar que votarán Rechazo en el plebiscito del 4 de septiembre. Además, piden a la instancia que se les aplique las “máximas sanciones”, entre ellas la expulsión de la tienda.

Los cuatro militantes de la falange dieron a conocer su postura en contra de la propuesta de emanada por la Convención Constitucional, pese a que el partido, el pasado 6 de julio optó institucionalmente ir por el Apruebo.

En el documento enviado a Andrés Parra, presidente del TS de la tienda liderada por Felipe Delpín -y al que accedió La Tercera-, los denunciantes Roberto Alvarado, presidente de la comunal Caldera y el militante Guido Iturriaga, aseguraron que “lamentablemente, con posterioridad a la realización de la Junta Nacional y al anuncio público de los resultados de ésta, un grupo de camaradas han manifestado profusamente su opción contraria a lo decidido en la junta nacional, esto es, manifestándose abiertamente por la opción Rechazo en el plebiscito de septiembre próximo”.

“Una cosa camarada Presidente del Tribunal Supremo, es el ejercicio de la libertad personal en la urna y emitir un voto de acuerdo a convicciones propias y otra muy distinta es utilizar tribuna publica, lograda en los cargos obtenidos como militantes del partido, para abiertamente ir en contra de lo decidido por los órganos partidarios pertinentes”, agregaron.

A juicio de los dos denunciantes “estas acciones contradicen el Voto Político aprobado y lo acordado en Junta, esta conducta contumaz desafía y daña nuestra institucionalidad partidaria, la credibilidad política de la Democracia Cristiana ha sido lesionada enormemente y no es posible mantenerse al margen, ignorando este tipo de acciones”.

Por todo lo anterior, aseguraron que “las acciones de los señores Eduardo Frei Ruiz Tagle, Matías Vicente Walker Prieto, Fuad Eduardo Chahin Valenzuela y la Señora Ximena Cecilia Rincón González, son agravantes para lo acordado en junta nacional y rompen no solo la fraternidad partidaria, sino también su legalidad y las obligaciones mínimas de todo militante”.

Es así como Alvarado e Iturriaga pidieron al TS que “aplique las máximas sanciones disciplinarias correspondientes, a nuestro entender, la expulsión del partido, o la sanción que vuestra instancia considere atendida la gravedad de los hechos denunciados, contra los personeros antes mencionados y todo aquel camarada que públicamente vaya en contra de los acuerdos adoptados en la Junta Nacional”.

Jorge Cash, uno de los militantes DC que comunicó que votaría Rechazo pese a la decisión de la Junta Nacional y que congeló su militancia en la tienda, afirmó sobre esta denuncia que “tales camaradas están haciendo uso de la libertad de conciencia que respaldó la Junta, sin embargo este no es un problema disciplinario ni estatutario, este es un problema de la mayor trascendencia política para el futuro de la DC ya que se están enfrentando dos miradas muy distintas respecto al país que soñamos”

“Y por tanto, también en conciencia, lo razonable parece ser quienes estamos con el Rechazo, avancemos hacia una confluencia de ideas con aquellos sectores que promueven un nuevo y amplio centro político reformista”, concluyó.

/psg