Los precios al consumidor en Estados Unidos aumentaron 0,3% en agosto frente a julio, menor a lo esperado por los economistas. Con esto, el dato anualizado de la inflación en ese país disminuyó hasta 5,3%, informó este martes la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS, en inglés).

El de agosto se trata del menor incremento mensual de los precios en medio año, lo que apunta a que el repunte visto en los últimos meses podría haber tocado techo.

La inflación subyacente, que excluye los precios de alimentos y combustibles, que son los más volátiles, fue del 0,1 % en agosto y ha acumulado un aumento del 4 % en el último año.

La mayoría de los analistas había calculado un incremento del 0,4 % en el Índice de Precios al Consumidor (IPC), y del 0,3 % para la inflación subyacente.

La inflación anual de julio y junio, que se mantuvo en el 5,4 %, había sido la más alta registrada en Estados Unidos en 13 años.

Este repunte de precios viene dado el gasto de los consumidores y las inyecciones de billones de dólares por parte del Gobierno para paliar la crisis de la pandemia.

La Reserva Federal (Fed) ha asegurado, no obstante, que las causas del aumento son “transitorias” y prevé que la tasa de inflación se vaya moderando en los próximos meses.

/psg