La Asociación de Emprendedores de Chile (ASECH) llamó a votar por la opción del Rechazo de cara al próximo plebiscito constitucional. El gremio adoptó la decisión tras una encuesta realizada a sus 52.000 socios, donde un 75% se inclinó por no aprobar el texto de nueva Constitución elaborado por la Convención Constitucional.

Además, la ASECH dijo que participará en la campaña para promover que la opción Rechazo se imponga en la votación del 4 de septiembre: “La entidad gremial aceptó la invitación extendida por el movimiento Emprendedores por Todos para iniciar un recorrido por el país dando a conocer los dolores que la propuesta constitucional traerá a las micro y pequeñas empresas en caso de ser aprobada”, dijo el gremio por medio de un comunicado.

Por su parte, el vicepresidente de la ASECH, Jorge Welch, comentó que “todos queremos una nueva Constitución para Chile, pero necesitamos una que facilite los emprendimientos y esta propuesta claramente no lo hace, sino al revés. Por eso, los emprendedores no están dispuestos a arriesgar lo que con tanto esfuerzo han construido”.

Las razones del gremio para votar y promover la opción del Rechazo apuntó al derecho a la negociación colectiva por rama, sector y territorios; la consagración de un Estado emprendedor; la capacidad de la Asamblea Regional para la creación de empresas públicas regionales o la participación estatal en empresas regionales; la posibilidad de establecer por ley contribuciones y tasas dentro de un territorio determinado; y el tema de los derechos de agua y la propiedad intelectual.

La ASECH también aprovechó la instancia para denunciar que la Ley de Pago a 30 días no se cumple, que el sistema de compras por parte del Estado no prioriza a las empresas de menor tamaño y los problemas de seguridad que afectan al comercio.

Revisa a continuación la justificación de la ASECH para votar rechazo:

El primero de ellos es el derecho a la negociación colectiva por rama, sector y territorio. Mientras la Constitución vigente solo permite la negociación colectiva a nivel de las empresas, una negociación ramal entre sindicatos de un determinado rubro o sector obligaría a los empleadores pymes a cumplir con los nuevos beneficios acordados sin que se consideren sus distintas realidades, lo que generaría un alto grado de incertidumbre a su actividad.

Una segunda preocupación es la propuesta de consagrar un Estado Emprendedor, que posibilita la creación de empresas estatales sin limitación ni restricción frente a cualquier falla del mercado o ante la mera sensación de que no se están entregando los bienes y servicios de manera adecuada. En opinión de la ASECH, hubiese sido deseable que la propuesta de nueva Constitución considerara la creación de empresas estatales bajo el principio de “neutralidad competitiva”, según el cual estas deben competir sobre la base de méritos propios, sin demostrar ventajas competitivas indebidas por parte del Estado.

El principio de neutralidad competitiva también se ve vulnerado por la facultad que se le entrega al Gobernador Regional de proponer a la Asamblea Regional la creación de empresas públicas regionales o la participación estatal en empresas regionales, lo que representaría una competencia desleal para los emprendedores MiPymes.

Un cuarto aspecto dice relación con la posibilidad de establecer por ley contribuciones y tasas dentro de un territorio determinado, lo que permitiría la fijación de tasas impositivas diferenciadas entre las regiones, afectando a las pequeñas empresas con un nuevo gravamen que se sumaría aquellos establecidos en el marco general tributario de la Nación.

/psg