En un local en Providencia se reunió ayer lunes, a las cinco de la tarde, un grupo de dirigentes de Chile Vamos con parte del comando del candidato independiente Sebastián Sichel. Al lugar llegó su jefe de campaña, el exdiputado Pedro Browne, su jefa de prensa, Clara Tapia, y su coordinador político, Juan José Santa Cruz, quien solo se quedó durante un rato.

Mientras que de parte del oficialismo acudieron los secretarios generales Diego Schalper (RN), María José Hoffmann (UDI), Luz Poblete (Evópoli) y Diego Berríos (PRI), además del jefe de bancada de Evópoli, Luciano Cruz-Coke, la diputada y vicepresidenta de RN Sofía Cid y la constituyente de la UDI Carol Bown.

Según relataron algunos de los presentes, el encuentro tuvo por objetivo mostrar una señal de unidad dentro de la campaña y hacia los partidos, como también preparar el terreno para la llegada de Sichel, quien se espera que regrese de sus vacaciones este jueves.

Y de acuerdo a la versión de dos asistentes, la idea del encuentro también era afinar la coordinación entre el comando y los partidos, para lo cual tanto Bown como Cruz-Coke y Cid oficiarán como enlaces entre las colectividades y la campaña del exministro, además de tener un rol en definir temas territoriales y políticos.

Tras la victoria de Sichel en la primaria presidencial de Chile Vamos, su equipo de campaña ha estado trabajando en un diseño para la incorporación de nuevas fuerzas al interior de su candidatura. De esta manera, el exministro -que busca seguir proyectando su carácter de independiente, alejado de los partidos tradicionales- ha buscado dentro de Chile Vamos algunas figuras con los que tiene mayor afinidad y que representen renovación.

Es así como -al igual que en la primera cita tras la elección que mantuvo el abanderado con los partidos el martes pasado- la reunión de ayer también se hizo en el entendido de que los partidos se sumarán al comando, pero que respetarán la independencia del candidato, según planteó un asistente.

En cuanto al diseño de la campaña para el despliegue territorial, fuentes de la coalición explicaron que no habría una “centralización” desde Santiago, sino que se busca que cada comando territorial se vincule con dirigentes regionales de los partidos con el fin de coordinar las distintas actividades que se desarrollen a lo largo del país.

Así, la forma en que se desarrollará la campaña, dicen, dependerá de Sichel y su equipo más cercano que comandan Browne y Santa Cruz, mientras que los partidos se van a involucrar en lo que desde el comando necesiten.

Pero, respecto de la negociación parlamentaria, recalcan en el oficialismo, “los partidos mandan”. En ese sentido, las mismas fuentes precisaron que las colectividades de Chile Vamos están trabajando en los distintos distritos y, una vez que tengan una plantilla afinada, analizarán con el abanderado presidencial y su equipo la necesidad de reordenar las zonas en que fuera necesario incorporar alguno de los nombres que baraja el comando.

De todos modos, dentro del oficialismo afirman que existe coincidencia de nombres en distintos lugares y de la necesidad de llevar cartas independientes, lo que podría facilitar esa coordinación final, antes de la inscripción de candidaturas el próximo 23 de agosto.

/psg