El presidente de Argentina, Alberto Fernández, habló por primera vez en una entrevista televisiva tras los rumores sobre un posible indulto a la vicepresidenta Cristina Fernández en el marco de la causa Vialidad, donde es juzgada como presunta jefa de una asociación ilícita. “Me pareció que era oportuno venir a hablar”, dijo en la señal Todo Noticias.

Sobre la posibilidad de que Fernández de Kirchner obtenga un perdón presidencial, dijo: “Ella no quiere pensar en un indulto. Yo pienso lo mismo. Nunca cambié mi pensamiento. El indulto es algo del pasado, de la monarquía. Mi análisis es crítico respecto del perdón presidencial. Ustedes me preguntan por el indulto y todo el día hablaron del indulto porque han logrado establecer una condena mediática. Yo les digo la verdad”.

Luego, apuntó contra la Justicia. “Es selectiva. Cuando uno ve lo que está pasando en la Justicia y en esta causa… veo la decadencia del sistema judicial y expreso ese decaimiento desde 2016…”, reprochó. El jefe de Estado criticó al fiscal Diego Luciani, al destacar que “dice poco y dice cosas como que un Gobierno es una asociación ilícita”.

En un momento de la entrevista y sin que se lo mencionaran, Fernández hizo una desafortunada comparación entre Luciani y Nisman. En un momento en el que le consultaron sobre la seguridad del fiscal, él dijo: “Alentar la idea de que le puede pasar a Luciani lo que le pasó a Nisman… hasta acá lo que le pasó a Nisman es que se suicidó. Hasta acá no se probó otra cosa. Espero que no haga algo así el fiscal Luciani”.

Tras la polémica declaración, prosiguió con las supuestas incongruencias existentes en el alegato del fiscal. “Luciani partió de una premisa insólita que decía que ella (en referencia a Cristina Kirchner) como Presidenta no podía saber lo que pasaba. Además, todos los delitos que le imputó son delitos que exigen dolo directo, es decir haber querido cometer el delito. ¿Cómo puede ser que saque esa conclusión?”, resaltó.

Y acotó: “Dice también cosas tales como que un Gobierno es una asociación ilícita. Con toda franqueza, no lo conozco al fiscal Luciani, no sé cómo es su calidad doctrinaria, lo que sí digo es que es de una debilidad todo lo que ha dicho. Lo mismo había dicho para con Julio De Vido”.

A modo de resumen general sobre lo que él percibe es la causa Vialidad, insistió en que se trata de un proceso “insostenible jurídicamente”. A continuación, se mostró seguro de la inocencia de CFK: “En esta causa Cristina no tiene nada que ver, no tenga ninguna duda. ¿Quién va a querer ser presidente en la Argentina si se va a tener que hacer responsable de todo lo que pasa en su Gobierno?”. Como si fuera poco, el mandatario hizo extensiva la inocencia de Fernández de Kirchner a las demás causas en las que estuvo involucrada al sostener que “no cometió ninguno de los delitos que se le atribuyen”.

Una vez más, se centró en los aparentes desmanejos en la obra pública y remarcó: “Todas las operaciones de las que habla son operaciones registradas, escrituras, cheques, depósitos en bancos. Que una Presidenta haga negocios inmobiliarios con una persona que estaba contratada por el Estado es una cuestión ética no es una cuestión penal”.

/psg