Este miércoles asumirán en sus cargos los gobernadores y gobernadoras regionales quienes resultaron electos el pasado 15 y 16 de mayo. El cargo que apunta a la descentralización y que reemplaza a la figura del “intendente regional” designado por La Moneda, tiene una duración de cuatro años, y podrán ser reelegidos consecutivamente solo para el periodo siguiente.

Todos quienes recibieron el respaldo de la ciudadanía en dichos comicios estrenarán el cargo, ya que es primera vez que se elige una autoridad regional.

Entre las tareas asignadas al gobernador está administrar y formular políticas públicas regionales, deberá elaborar y aprobar el presupuesto para la zona a la que representa, y administrar los fondos y programas regionales, teniendo directa participación sobre las decisiones de inversión del Fondo Nacional de Desarrollo Regional.

Además, tendrá que elaborar y aprobar el Plan Regional de Ordenamiento Territorial (PROT), el que necesariamente debe coincidir con el plan nacional, a la vez que desarrollará y aprobará planes de desarrollo turístico, promoverá el diseño y fomento de las actividades productivas y elaborará la política regional de ciencia, tecnología e innovación. También tendrá que establecer prioridades para la erradicación de la pobreza. Sin embargo, dependerá económicamente de Hacienda y otros organismos.

Para llevar adelante su tarea, trabajarán junto a un delegado presidencial -quienes fueron nombrados la tarde de ayer por el Presidente Sebastián Piñera- y en él residirá el Poder Ejecutivo en cada región. Entre las funciones de este último está “velar porque en el territorio de su jurisdicción se respete la tranquilidad, orden público y resguardo de las personas y bienes” y “requerir el auxilio de la fuerza pública en el territorio”.

El camino a la asunción no ha estado ajeno a polémicas. El primero se abrió luego que semana pasada se conociera un decreto de la Dipres, con una reducción de $1.415 millones lo que generó inmediato rechazo parte de los gobernadores electos, y que el Gobierno dejó terminó por dejar sin efecto. El segundo, alusivo al lugar donde se instalarán junto a los delegados, tema que ayer buscó zanjar el ministro vocero de Gobierno, Jaime Bellolio, explicando que la “tensión” que se produjo frente al tema, ya está resuelta.

Original de Emol

/psg