“Ha llegado a conocimiento de este Ministerio de Salud la situación irregular de que se estarían realizando intervenciones de terapia electroconvulsiva (TEC) sin anestesia, sin ajustarse debidamente a la norma técnica pertinente, en el Hospital Psiquiátrico del Salvador de Valparaíso”.

Así comienza la denuncia en contra del Hospital Psiquiátrico del Salvador de Valparaíso que envió la ministra de Salud, María Begoña Yarza, el pasado 11 de mayo a la Fiscalía de esa región.

El escrito encendió las alarmas del Colegio Médico, pues sostienen que las acusaciones de prácticas de tortura y negligencia que describe el documento enviado por la cartera de Salud son interpretaciones injustas y excesivas.

En el documento enviado al Ministerio Público –al cual accedió La Tercera– se agrega que directivos del Servicio de Salud de Valparaíso, de la División de Gestión de Redes Asistenciales y asesores de salud del gabinete de la ministra visitaron el hospital psiquiátrico. “En esa oportunidad se constataron una serie de dificultades en el funcionamiento del recinto. Entre las observaciones formuladas, se destaca: ‘Nos preocupa enormemente el alto riesgo para las personas usuarias, desde la práctica de intervenciones fuera de norma técnica, la escasa supervisión y cuidado que deja expuesto a violencia a las personas, desde autoagresiones y suicidios, a heteroagresión, homicidio y vulneraciones de todo tipo, además del riesgo de tener pacientes adolescentes junto a adultos, lo que constituye una vulneración flagrante de derecho. Sumado a esto, no tenemos claridad que los pacientes no estén privados de libertad ilegalmente’”.

Estos hechos, a juicio del Minsal, constituyen tortura y tratos crueles e inhumanos, previsto en el Artículo 150 A del Código Penal. “Así las cosas, esta repartición pública estima que el tipo penal descrito en el artículo 150 A recién citado se configura, en la medida en que se trata de funcionarios públicos que están actuando en forma contraria a la Lex Artis, infringiendo intencionalmente a una persona dolores o sufrimientos graves, considerando además que esta persona adolece a lo menos de una enfermedad psiquiátrica severa, su estado de salud es desmejorado, por lo que se encuentra en una situación de discapacidad, para efectos del mencionado tipo penal”, indicaron en su denuncia.

Por estas razones, el informe que realizó el equipo del Ministerio de Salud que visitó el Hospital Psiquiátrico del Salvador incluye una serie de medidas a implementar, entre ellas recomienda una visita del Comité para la Prevención de la Tortura a dicho centro hospitalario.

La reacción del Colmed

El presidente regional del Colmed Valparaíso, Ignacio De La Torre, afirma que la salud mental en Chile ha estado sistemáticamente abandonada, al menos en los últimos 50 años, y que el Hospital Psiquiátrico del Salvador no es una excepción. De hecho, el médico relata que las condiciones del hospital son preocupantes, pues no cuentan son los insumos necesarios ni tampoco el personal. Además, relata que por la infraestructura el establecimiento debe suspender la atención los días de lluvia.

/gap