Tras la confesión de Felipe Rojas, único imputado por el crimen de Fernanda Maciel, Luis Pettersen rompió el silencio y compartió un duro descargo contra el acusado y la Fiscalía.

Quien fuera la pareja de «Fer», aseguró a Contigo en Directo que «todas mis esperanzas estaban puestas en que este desgraciado confesara y dijera la verdad de una vez por todas».

«Así como la esperábamos, también fue un momento muy doloroso porque nunca me imaginé que había llegado a ese extremo de maldad con Fernanda y mi hija», dijo, sobre el fuerte desenlace del delito.

Además, el extaxista reconoció que «fue un golpe de agua fría que nunca me imaginé. Se me vino a la mente mi hija, la Fernanda, se me vinieron muchas cosas a la cabeza, rabia, impotencia (…) quería enfrentarlo (a Felipe Rojas), encararlo y golpearlo hasta aburrirme».

«Yo nunca había tenido un odio contra alguna persona, pero a esta persona la odio con todo mi corazón», señaló.

Sobre su furiosa reacción el día de la reconstitución de escena, Luis explicó que «fueron cosas muy fuertes en ese momento y la única forma de desquitarme fue golpeando su casa, era tanta rabia y burlas de que estuviera ahí su familia al lado de mi suegra».

«Disculpas no les voy a pedir porque no se la merecen», precisó.

Apuntó a la Fiscalía

Finalmente, Pettersen dijo que espera que «la ley ponga la mano más pesada sobre este tipo, porque ningún perro habría hecho lo que él hizo. Lo único que espero es que la justicia, porque de la fiscal no espero nada, (…) le dé todas las penas posibles y que no tenga ningún beneficio. Que sufra como sufrió mi pareja Fernanda y mi hija».

Además, apuntó al Ministerio Público al asegurar que desde «la Fiscalía fueron una manga de inútiles. Son puros payasos los que trabajan ahí».

/psg