De forma telemática y en un mensaje de 23 minutos, el Presidente Sebastián Piñera intervino este martes ante la Asamblea General de Naciones Unidas.

En su discurso -el último de su segundo gobierno ante la instancia-, el Mandatario abordó temas como la pandemia del coronavirus, la crisis climática y el proceso constituyente que se está llevando en el país, pero además advirtió de un “deterioro” en “las democracias”, ejemplificando con el escenario en América Latina..

Pandemia
La pandemia del coronavirus fue el primer tema al que aludió Piñera, reforzando que es la “más grave” de los últimos 100 años. Sin embargo, destacó la labor de los trabajadores de la Salud y valoró que “el personal médico de Chile y de todo el mundo salió, sin dudarlo, a trabajar sin descanso para enfrentar esta emergencia, poniendo muchas veces sus propias vidas en riesgo para proteger las nuestras. Hoy quiero rendirles un sentido homenaje por su abnegado y comprometido trabajo, por su profesionalismo, perseverancia y resiliencia”.

Además, si bien señaló que la respuesta del mundo científico -con la elaboración de vacunas contra el Covid-19- fue un “logro sin precedentes” y “un gran triunfo”, afirmó que “este triunfo (de la ciencia) contrasta con un fracaso de la política, pues aún hoy, mientras algunos países cuentan con dosis para vacunar varias veces a su población, hay países que no cuentan con las vacunas ni equipamientos para dar una protección mínima a su población”.

En Chile, señaló, está “casi el 90% de su población objetiva con vacunación completa y ya iniciamos la vacunación de los niños y las dosis de refuerzo para la población vulnerable. También, colaboramos durante los momentos más críticos de la pandemia para facilitar la inoculación del personal médico de otros países de América Latina”.

En ese sentido, recordó que “en conjunto con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y más de 50 países, estamos impulsando un Tratado sobre Preparación y Respuesta para Futuras Pandemias”. Esto, agregó, para asegurar que cuando ocurra una nueva pandemia “estaremos mejor preparados”.

Crisis climática

“El momento de los diagnósticos ya pasó”, reforzó Piñera en su intervención. Y al respecto, afirmó que pese a que Chile “contribuye con menos del 0.25% del total de las emisiones de gases de efecto invernadero, estamos resueltos a sumir nuestras responsabilidades y hacer nuestro aporte en esta guerra contra la crisis climática”.

Así, detalló que el país “aceleró” el proceso de descarbonización y que se espera que al 2025 se hayan cerrado dos tercios de las centrales a carbón, mientras que se proyecta poder llegar al 100% en 2040. En tanto, agregó que se estima que el 70% de la matriz energética de Chile “esté basada en energías limpias y renovables” al 2030 y que se podría llegar a casi a la totalidad el año 2050.

“Pero no basta con reducir nuestra huella de carbono, debemos ser más ambiciosos y lograr que nuestros esfuerzos por producir energías limpias y renovables trasciendan nuestras fronteras y ayuden a otros países (…) para esto estamos desarrollando el hidrógeno verde”, añadió.

Progresivo “deterioro” en democracias y análisis de América Latina
“En los últimos años, las democracias han experimentado un proceso de progresivo deterioro. Todos los índices internacionales reflejan esta lamentable situación, el diagnóstico es único, pero las razones que lo explica son múltiples”, aseguró el Mandatario, quien aseveró que en América Latina se han sumado “enfermedades” como “el virus del populismo, el cáncer de la polarización y la peste de la fragmentación política”.

Piñera dijo en su intervención que en la región también ha surgido una “nueva amenaza” que proviene de “gobiernos electos democráticamente -es decir, con legitimidad de origen- que maniobran para eternizarse en el poder, avasallan la independencia de los otros poderes del Estado, cooptan los órganos encargados de supervigilar los procesos electorales y muchas veces, aplastan a los opositores incurriendo en una abierta ilegitimidad de ejercicio”.

Chile -apuntó- “no ha sido inmune a las amenazas que antes mencionábamos. El estallido social del año 2019 incorporó legítimas demandas sociales de la ciudadanía, pero también una ola de violencia inusitada e inaceptable”.

Sin embargo, el país “fue capaz de encauzar ese estallido social y sus legítimas demandas a través de un proceso pacífico, institucional y democrático dentro de nuestra Constitución y dentro de nuestro Estado de Derecho”, dijo.

Convención Constitucional

En línea con lo anterior, Piñera destacó que el órgano constituyente esté integrado “de forma paritaria y con presencia de representantes de nuestros pueblos originarios”.

Asimismo, planteó que “la mayoría de los chilenos esperamos que esta Convención proponga el texto de una nueva Constitución que, mejorando y corrigiendo todo aquello que debe ser enmendado, pero también incorporando mayor equidad y justicia social, proteja nuestras libertades, recoja nuestra tradición republicana y recoja los valores de nuestra sociedad”.

/psg